05 ago 2020

Ir a contenido

ayudas públicas

Duro Felguera estudia acogerse al fondo de empresas estratégicas

La compañía ha registrado pérdidas de 9 millones de eruos en el primer trimestre de este año

Sede de Duro Felguera.

Sede de Duro Felguera.

El consejo de administración de Duro Felguera está valorando la posibilidad de acogerse a las medidas de apoyo articuladas a través del fondo de rescate para empresas estratégicas que el Gobierno puso en marcha a principios de mes, según ha informado la empresa en un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

"En este momento, junto con los asesores de la compañía, se están analizando las diversas alternativas existentes y se están manteniendo conversaciones con todas las partes implicadas", ha subrayado la empresa asturiana, que no prevé hacer ninguna comunicación adicional sobre este asunto hasta que haya finalizado el proceso y, en su caso, formalizado la solicitud.

A principios de mes, el Ejecutivo aprobó la creación del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas, dotado de 10.000 millones de euros y gestionado a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), en gran parte pensado para el rescate de las compañías aéreas españolas, Iberia y Air Europa, aunque todavía esas compañías no han anunciado su decisión de acogerse al fondo.

El fondo se articula a través de distintos instrumentos como la concesión de préstamos participativos, la adquisición de deuda subordinada o la suscripción de acciones u otros instrumentos de capital. El importe de los dividendos, intereses y plusvalías que resulten de las inversiones que se realicen se ingresarán en el Tesoro Público.

Dificultades temporales

Según explicó el Gobierno, el fondo está dirigido a sociedades que atraviesen severas dificultades de carácter temporal como consecuencia de la situación generada por el covid-19 y que sean consideradas estratégicas por diversos motivos, como su impacto social y económico, su relevancia para la seguridad, la salud de las personas, las infraestructuras, las comunicaciones o su contribución al buen funcionamiento de los mercados.

La compañía asturiana registró unas pérdidas de 9 millones de euros hasta marzo tras anotar una provisión de 10 millones de euros en los resultados del primer trimestre del año por el escenario de incertidumbre generado por la crisis sanitaria del coronavirus. De su lado, la facturación se redujo casi a la mitad, hasta 45,5 millones de euros.