06 ago 2020

Ir a contenido

Carrera tecnológica

Johnson excluye a la tecnológica Huawei del Reino Unido

El Gobierno británico da marcha atrás y obliga a desmantelar redes de la firma china para el 2027

Begoña Arce

Logo de la compañía china Huawei.

Logo de la compañía china Huawei. / DANIEL LEAL-OLIVAS (AFP)

El gobierno británico se enfrenta a China y prohíbe la tecnología Huawei en el Reino Unido, por razones de seguridad. Los operadores de telecomunicaciones no podrán comprar tecnología de la firma china después del 31 de diciembre y deberán  desmantelar en sus redes la presencia de componentes Huawei 5G para el 2027. La rotunda vuelta a tras de Boris Johnson, que había dato luz verde a la presencia de Huawei, costará en torno a 2.000 millones libras y retrasará tres años  la red de 5G en el Reino Unido.

La medida fue anunciada el martes por el ministro de Cultura, Oliver Dowden, en la Cámara de los Comunes. “No hay sido una decisión fácil de tomar, pero es la correcta para las redes de telecomunicaciones del Reino Unido, para nuestra seguridad nacional y nuestra economía, tanto ahora como a largo plazo”, declaró Dowden. El veto se plasmará de manera formal en la Ley de Seguridad para las Telecomunicaciones. Desde Huawei consideran que se trata de “una mala noticia para todo el que tenga un teléfono móvil en el Reino Unido”, con el peligro de que el país, “entre en la vía digital lenta, aumenten las facturas y se profundice la brecha digital”.

Habrá "consecuencias"

La prohibición se venía fraguando desde hacía un tiempo y se adoptó tras una reunión del Consejo Nacional de Seguridad, presidida por  Johnson. La  exclusión complace a Estados Unidos y a Donald Trump, pero implica tensar aún más las  conflictivas relaciones  con el gobierno de Pekín, quien ya advirtió que habría “consecuencias”.  Trump había pedido a los aliados que excluyeran a Huawei, compañía a la que acusa de estar a las órdenes de los militares chinos. En enero el gobierno británico autorizó a la firma, que emplea a 1.600 trabajadores en el Reino Unido, a suministrar el 35% de las nuevas redes de 5G. Desde entonces algunas cosas han cambiado.

Las nuevas sanciones impuestas por Washington en mayo, obstruyen las posibilidades de la tecnológica china para adquirir nuevos procesadores o software estadounidenses. También ha pesado la forma equivocaba en que Pekín ha conducido la epidemia de coronavirus. A eso hay que añadir la situación de seguridad en Hong Kong y los abusos de derechos humanos contra la minoría de musulmanes uigures. Todo ello ha provocado una revuelta de los diputados conservadores, liderados por el ex líder ‘tory’, Ian Ducan Smith, que han forzado a Johnson a dar marcha atrás.

BT y Vodafone son las compañías más perjudicadas. “Si se quiere que Huawei desaparezca de todas las infraestructuras de comunicación en el Reino Unido, es imposible hacerlo en menos de 10 años, declaró a la BBC el director ejecutivo de BT, Philip Jansen.

Temas Reino Unido