27 oct 2020

Ir a contenido

HISTORIAS MÍNIMAS

Patinete a buen recaudo

Pat & Park es la firma de Sabadell que ha creado taquillas para aparcar, guardar con seguridad y cargar el vehículo unipersonal eléctrico

Carme Escales

Idan Anidjar e Iban Torres, socios de Pat & Park, la firma que fabrica taquillas para guardar y cargar patinetes eléctricos como las de la imagen, estas ubicadas en el Centre Comercial Glòries.

Idan Anidjar e Iban Torres, socios de Pat & Park, la firma que fabrica taquillas para guardar y cargar patinetes eléctricos como las de la imagen, estas ubicadas en el Centre Comercial Glòries. / ÁLVARO MONGE

Después de pasar tres años en Berlín y 5 en Ámsterdam trabajando en el sector tecnológico aplicado a la medicina, Iban Torres, licenciado en Ingeniería de Telecomunicaciones por la  UPC, se encontraba en su ciudad, Sabadell, pasando las navidades del 2018 cuando salió a tomar algo con un amigo. Fueron a un bar donde habían ido siempre, pero esta vez lo hicieron con un patinete, con el que no les permitieron entrar en  el local. “Hubiésemos pagado a gusto 5 euros por poder dejar el patinete custodiado”, dice Iban.

Y esa misma noche empezó a imaginar lo que es hoy Pat & Park, la empresa que ha puesto en marcha que ha ideado taquillas inteligentes para guardar con seguridad patinetes eléctricos, con conexión para recargarlos mientras tanto. Son prácticas, en ellas cabe patinete y casco, y sirven también para custodiar bicicletas plegables. Funcionan automáticamente. A través de una pantalla táctil se indica el tiempo que se utilizará y se realiza el pago electrónico. 60 céntimos la hora, un céntimo el minuto, da solución a lo que Iban Torres vio como un problema. Para ello, se buscó dos socios, Idan Anidjar y Marc Aguiló y se inscribió al programa de Preincubació de Barcelona Activa. “Fueron seis meses de monitoraje personal con expertos del sector tecnológico y formaciones”, explica Torres.

En L'Illa Diagonal

En noviembre del pasado año ponían en funcionamiento la primera de sus estaciones de aparcamiento de patinetes, en el centro comercial L’Illa Diagonal. “En los tres primeros meses tuvimos ya más de 130 usuarios que consumieron más de 200 horas”, señala el impulsor del negocio. “Es un servicio para los clientes, que estarán más cómodos y más tiempo”, añade.

Las segundas taquillas instaladas las han ubicado junto a los cines del complejo comercial de Glòries, y las terceras están ya en marcha en el parking de la Ciutat de la Justícia. Todas las que funcionan ya en Barcelona se componen de unos armarios y del software de producción en China, con lo que el coste de un equipo se eleva a los 5.000 euros, más dos meses aproximadamente hasta contar con ellas desde Asia. Pero han aprovechado el confinamiento para desarrollar un software propio, más personalizable, y producir ellos mismos las taquillas en Catalunya. La operación les ha supuesto unos 15.000 euros de inversión. Confían en instalar 10 estaciones más, ahora ya propias, antes de fin de año, con lo cual esperan poder facturar unos 4.000 euros.

Centros comerciales, cines, bibliotecas, gimnasios y universidades son el principal objetivo, pero también contemplan la opción de ubicar sus estaciones en parkings. Así mismo, les gustaría llegar a acuerdos con empresas de alquiler de patinetes para que pudieran ofrecer a sus clientes tiempo de aparcamiento en nuestras taquillas.

Un negocio escalable

Centros comerciales de Aragón y València se han interesado por las taquillas inteligentes de Pat&Park. Han iniciado conversaciones con campus universitarios de Barcelona, bibliotecas, centros culturales y centros médicos.