13 ago 2020

Ir a contenido

sentencia europa

Los bancos no pueden obligar al cliente a renunciar a la reclamación

La justicia europea falla que las cláususlas suelo hiptecarias renegociadas pueden ser revisadas por el juez

Max JIménez Botías

Protesta contra los desahucios ante el Congreso de los Diputados en el 2017.

Protesta contra los desahucios ante el Congreso de los Diputados en el 2017. / JUAN MANUEL PRATS

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TEJU) ha señalado este jueves  que las cláusulas suelo renegociadas de hipotecas pueden ser examinadas por un juez y declaradas abusivas, así como que es ilegal que los bancos obliguen a los clientes a renunciar a acciones legales tras la renovación del contrato. La Justicia europea responde así a la cuestión prejudicial elevada por un juzgado de Teruel sobre un asunto que enfrenta a una consumidora con Ibercaja en relación con una cláusula abusiva de un contrato de subrogación de préstamo hipotecario.

En el 2014, la entidad y su clienta firmaron un contrato de novación en el que se disponía que el tipo de interés variable no podía ser inferior al 2,35%, frente al 3,25% estipulado anteriormente. Además, las dos partes renunciaron a emprender acciones legales o a recurrir las cláusulas contenidas en el contrato.

Tras conocer la sentencia del TJUE en 2016 que obligó a los bancos españoles a devolver a sus clientes todo lo cobrado de más por estas cláusulas suelo, la clienta acudió a la Justicia para que declarara nula la cláusula suelo prevista en la primera hipoteca y la restitución de las cantidades percibidas por Ibercaja. La entidad rechazó que la cláusula fuera nula porque la consumidora había sido informada de su existencia antes de la firma del contrato.

En el fallo de este jueves, el tribunal de Luxemburgo declara que la directiva europea no se opone a la renegociación de una cláusula que pueda ser declarada abusiva "siempre que la renuncia proceda de un consentimiento libre e informado por parte del consumidor". En segundo lugar, abre la puerta a que la propia cláusula que modifica otra potencialmente abusiva de un contrato anterior puede también ser abusiva si no ha sido negociada individualmente. De esta manera el TJUE devuelve la pelota a los jueces españoles que, una vez más, deberán decidir sobre si la contratación de una cláusula por parte del cliente se ha realizado con la debida información por parte del banco, como ya ha ocurrido en otras cuestiones prejudiciales presentadas por la justicia española, sin ir más lejos la inclusión del IRPH en las hipotecas comercializadas por el sector financiero, sobre las que el tribunal se pronunció en febrero y ha acabado generando un claro cisma judicial en España.

Sin influencia

Sobre el asunto concreto por el que pregunta el juzgado de Teruel, el TJUE remarca que el hecho de que la renovación del contrato "se enmarque dentro de la política general de renegociación" de hipotecas con cláusulas suelo de Ibercaja "podría constituir un indicio" de que la consumidora "no pudo influir" en el contenido de la nueva cláusula.

En la misma línea, la Justicia europea destaca que el hecho de que la clienta escribiese "de su puño y letra" que comprendía el mecanismo de la cláusula suelo "no permite por sí solo concluir que la cláusula fue negociada individualmente".

Por otro lado, el tribunal europeo ha declarado que también puede ser abusiva una cláusula mediante la cual el cliente de un contrato hipotecario renuncia a emprender acciones legales contra la entidad, en particular "cuando el consumidor no haya podido disponer de la información pertinente que le habría permitido comprender las consecuencias jurídicas que se derivaban para él de dicha cláusula".

Finalmente, el tribunal europeo dictaminado que un consumidor no puede renunciar legalmente a tutela judicial o los derechos que le confiere la directiva. Así,  señala que "admitir la posibilidad de que el consumidor renuncie previamente a los derechos que le confiere el sistema de protección sería contrario al carácter imperativo de la norma y pondría en peligro la eficacia de este sistema".

Varapalo al Supremo

Desde el punto de vista de los consumidores esta sentencia supone un nuevo varapalo al Supremo por parte del TJUE, ya que tras la sentencia del 2016 sobre cláusulas suelo habían llegado a los juzgados españoles numerosos casos en los que se ponía en tela de juicio la novación de esas hipotecas realizada por las entidades financieras. El Tribunal Supremo había optado en la resolución de varios recursos por considerar válidas todas las novaciones que se había firmado ante notario, dando por supuesto que el cliente ya estaba suficiente informado. "Pero ha pasado por alto si el cliente había sido informado de a cuánto dinero estaba renunciando al realizar la novación y aceptar que no acudiría al juzgados", afirma Patricia Suárez, de Asufin.  "Ahora el tribunal europeo concreta que el cliente tiene que comprender con claridad la cláusula que firma y a cuánto dinero está renunciando", agrega.

Por su parte la Asociación Española de Banca (AEB) ha destacado  que las entidades financieras "están siempre abiertas a hablar con sus clientes" y que la sentencia europea avala las actuaciones que están realizando las entidades.