28 may 2020

Ir a contenido

Ante los estragos del coronavirus

El Gobierno pide unidad entre críticas de falta de diálogo

Sánchez contactará con los líderes de la oposición tras las protestas por la "unilateralidad" del Ejecutivo

La Moncloa rescata la idea de unos nuevos Pactos de la Moncloa para reconstruir al país tras la crisis

I. Mármol/ M. Á. Rodríguez

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Pleno de este miércoles sobre coronavirus

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Pleno de este miércoles sobre coronavirus / EFE / MARISCAL

Debilitado por un maremagnum de críticas que no ha hecho más que empeorar en la última semana, el Gobierno trata de calmar el enfado de la oposición por no haber sido informada de las últimas medidas contra el coronavirus. El Ejecutivo busca ahora promover una imagen de unidad. Pedro Sánchez contactará en los próximos días con los líderes de los partidos para ponerles al corriente, una decisión que se confirmó este jueves después de que el Ejecutivo rescatase la idea de promover una cooperación similar a la de los Pactos de la Moncloa, los acuerdos entre formaciones de todos los signos políticos que en el 1977 posibilitaron la reconstrucción del país. Los partidos, sin embargo, no parecen demasiado receptivos a la idea. Ya no solo critican al Ejecutivo por implementar medidas de forma tardía o ineficaz, sino que ahora centran sus acusaciones en la “unilateralidad” con la que, dicen, actúa Pedro Sánchez.

El ministro Ábalos tendió el guante a primera hora, cuando señaló que una reedición de los Pactos de la Moncloa, con una fórmula adaptada a la nueva realidad, sería “un marco positivo”. "Si nos planteamos un proyecto de país, de carácter nacional, de acuerdo... vienen muy bien, porque la unidad y el compromiso siempre fortalecen estos proyectos de carácter nacional”, dijo en RNE. La idea la había lanzado el propio Sánchez ante el Congreso de los Diputados, cuando compareció a informar sobre la declaración del estado de alarma, el 18 de marzo. Explicó entonces que aquel acuerdo puso fin a la espiral de inflación, encarriló el ingreso de España en la UE y modernizó la economía en tiempo récord. "La unión de todos los hizo posible", recordó. 

En la línea de rebajar las críticas recibidas en los últimos días, la vicepresidenta económica, Nadia Calviño; la de la Transición Ecológica, Teresa Ribera; la ministra de Hacienda, María Jesús Montero; la ministra de Industria, Reyes Maroto; y el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas;  y el ministro Seguridad Social, José Luis Escrivá, se reunieron este jueves con la mesa de diálogo social. 

Las intenciones del Ejecutivo tratan de paliar una comunicación que hasta ahora parecía una mera declaración de intenciones. El malestar de los partidos volvió a evidenciarse este jueves en la comisión de Sanidad del Congreso en la que PP, Vox, PNV Cs lamentaron que el Ejecutivo no les mantiene informados y actúa con “unilateralidad”.

El PP lleva cuatro días denunciando que el Gobierno no ha llamado a Pablo Casado ni para consultarle ni tampoco para anunciarle las trascendentales medidas económicas y sociales que está tomando. En una entrevista en Telecinco, el presidente de los populares acusó a Sánchez de “arrogancia” “incompetencia” por no tener en cuenta a la oposición en la respuesta a esta crisis. En términos parecidos se pronunciaron dirigentes de Ciudadanos y Vox.

"No me ha llamado desde hace diez días ya, desde hace dos lunes", se quejó Casado. El líder del PP insistió en que no tiene previsto apoyar ni el decreto que prohíbe el despido por fuerza mayor ni el que endurece el confinamiento con la paralización de las actividades no esenciales hasta el 9 de abril si no se hacen cambios. Los populares consideran que la Moncloa está cargando la mayor parte del esfuerzo sobre las empresas y los autónomos.

Esos dos decretos, que ya se están aplicando, no han pasado todavía la obligada votación del Congreso, para que puedan mantenerse en el tiempo si son aprobadas. El Gobierno tiene por ley un margen de hasta 30 días para someterlas al parecer de los 350 diputados, pero puede darse el caso de que cuando lleguen a la Cámara baja el Ejecutivo haya decidido que ya no son necesarias, un extremo que puede darse con el cierre casi total de la producción.

Carta blanca

"Les pido por lo menos que digan la verdad, que sean eficaces y si es posible, que se dejen asesorar por partidos como el nuestro, que hemos tenido que gestionar crisis de forma satisfactoria", reclamó Casado. Los populares sí respaldaron la prórroga del estado de alarma, el pasado 25 de marzo, y los decretos que llevó entonces el Gobierno con las primeras medidas extraordinarias para aplacar el impacto de la pandemia. Ahora, en cambio los conservadores niegan su voto a favor aunque no concretan si se abstendrán o votarán en contra.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, escuchó este planteamiento en varios grupos parlamentarios durante la comparecencia en el Congreso. La oposición le pidió negociar las medidas y que se les informe con anterioridad de los planes que estudia ante esta pandemia. El PP le reprochó que actúe con “carta blanca” gracias al estado de alarma y de “extralimitarse”. El PNV acusó al Gobierno de haber conocido “por la televisión” que se iba a decretar la alarma y denunció que se “cercenan” competencias autonómicas. Cs criticó la “unilateralidad”.  

ERC no le convenció la idea de reeditar los Pactos de la Moncloa. “Si alguien cree que esto se arregla con las soluciones de las derechas es porque no tiene memoria”, opinaron los republicanos con un comunicado. “Hemos cometido errores debido a circunstancias excepcionales”, encajó Illa.