09 jul 2020

Ir a contenido

EMPRESA INTERNACIONAL PÚBLICA

La petrolera rusa Rosneft anuncia por sorpresa su retirada de Venezuela

La firma, controlada por el Kremlin, vincula la decisión a las sanciones impuestas por EEUU contra filiales que comerciaban el petróleo venezolano

El embajador ruso en Caracas destaca que su país no se repliega del país caribeño, ya que los activos pasan a una empresa controlada por Moscú

Marc Marginedas

La petrolera rusa Rosneft anuncia por sorpresa su retirada de Venezuela

Maniobra empresarial para dar un quiebro a las sanciones de EEUU. La petrolera rusa Rosneft, con mayoría accionarial del Estado ruso, ha anunciado este sábado la venta del 100% de sus activos en Venezuela a una empresa directamente propiedad del Gobierno ruso. Tal y como se ha encargado de recordar en un tuit el embajador de Moscú en Caracas, Serguéi Mélik Bagdasárov, la decisión no equivale en ningún caso a una retirada del Kremlin del país latinoamericano.

“Rosneft anuncia el fin de sus operaciones en Venezuela y la cesión de sus activos”, ha anunciado el sorpresivo comunicado. “Todos los activos y operaciones comerciales en Venezuela y/o conectados con Venezuela serán disueltos, finalizados o liquidados”, ha continuado el escueto anuncio empresarial. Ello incluye a empresas conjuntas creadas por la compañía con Petróleos de Venezuela SA (PDVSA), controlada por el estado venezolano, como “PetromonagásPetroperojaBoquerónPetromiranda Petrovictoria”, así como “empresas de servicios de campos de petróleo, operaciones comerciales y de comercio”. A cambio de la cesión, Rosneft recibirá un 9,6% de sus acciones que detenta el Gobierno ruso.

 

La petrolera rusa, dirigida por Ígor Sechin, un hombre de la máxima confianza del presidente ruso, Vladímir Putin, se había erigido en el principal pilar del apoyo del Kremlin al Gobierno de Nicolás Maduro. Recibía en especia el pago de la deuda contraída por Venezuela con Rusia desde los tiempos del presidente Hugo Chávez.

Según ha asegurado a la BBC Antonio de la Cruz, director del centro de análisis de InterAmerican Trends, Rosneft “con la excusa de que la deuda era anterior a las sanciones, siguió operando como si tal cosa y llegó a controlar el 60-70% de las exportaciones de crudo venezolano”, permitiendo 'de facto' burlar las sanciones impuestas por Washington al comercio de hidrocarburos por parte del régimen de Maduro.

Sanciones a filiales 

Precisamente, la empresa dirigida por Sechin ha tenido muy en cuenta la decisión, adoptada el pasado 18 de febrero por el Departamento del Tesoro estadounidense, de sancionar a varias filiales de Rosneft por ayudar a comerciar el petróleo venezolano, y había sido definida por el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, como un “salvavidas” de Maduro. Su portavoz, Mijaíl Leontiev, ha asegurado a la agencia Ria Nóvosti que la empresa “había cumplido con sus obligaciones” y que ahora tenía “derecho a esperar” el fin de las sanciones de Washington.

Por el momento, el Departamento de Estado norteamericano se ha abstenido de hacer valoraciones y se ha limitado a asegurar que observaba de cerca los acontecimientos. “No anunciamos nuestras acciones respecto a las sanciones pero seguiremos buscando vías de apoyo a las intenciones democráticas del pueblo venezolano”, ha declarado a Spútnik un portavoz estadounidense.

Eso sí, en ningún caso la decisión del gigante ruso del petróleo se puede interpretar como un repliegue del Kremlin del país caribeño. “¡No se preocupen! Se trata del traspaso de los activos de Rosneft directamente al Gobierno de Rusia. Seguimos juntos en adelante”, ha enfatizado en Twitter el máximo representante diplomático ruso en Venezuela.