10 ago 2020

Ir a contenido

respuesta a la pandemia

Bosch desarrolla una prueba rápida para poder diagnosticar el COVID-19

El proveedor tecnológico culmina un trabajo sobre un sistema de detección que ofrece resultados en dos horas y media

La prueba se puede realizar en el mismo lugar en que se toma la muestra sin la necesidad de transportarla a un laboratorio

El Periódico

Sede central de Bosch en Stuttgart, Alemania.

Sede central de Bosch en Stuttgart, Alemania. / AP

La empresa de tecnología Bosch ha anunciado que su división de desarrollo de sistemas sanitrios ha concluido los trabajos de desarrollo de una prueba diagnóistica rápida para detectar si un paciente está infectado con el COVID-19 o no. Los responsables de la compañía alemana señalan que el tiempo que se tarda en confirmar un resultado es inferior a dos horas y media, según informa Europa Press.

Bosch lleva seis semanas trabajando en este proyecto, "Queremos que la prueba rápida contribuya a contener la pandemia de coronavirus lo más rápido posible. Acelerará la identificación y el aislamiento de pacientes infectados", ha asegurado el consejero delegado de Bosch, Volkmar Denner.

El sistema que han desarrollado analiza en una misma muestra de un paciente la existencia del COVID-19, además de otras nueve enfermedades respiratorias (incluyendo también las gripes A y B). "La característica especial de esta prueba es que ofrece un diagnóstico diferencial, lo que ahorra a los médicos el tiempo adicional necesario para realizar más pruebas. También les proporciona un diagnóstico fiable rápido para que puedan comenzar un tratamiento adecuado", ha indicado presidente de Bosch Healthcare Solutions.

Los ingenieros de la empresa han conseguido que el sistema de detección permita realizar la muestra y el análisis en el mismo lugar, sin necesidad de trasladar el material a un laboratorio para su tratamiento y después saber el resultado. "Se puede realizar en el mismo punto de atención de forma inmediata", apuntan desde Bosch. La prueba estará disponible a partir de abril en Alemania y la intención es extenderla por otros mercados, empezando por Europa.

La prueba que ha presentado Bosch es un desarrollo de su filial Bosch Healthcare Solutions y la compañía médica irlandesa Randon Laboratories.