30 sep 2020

Ir a contenido

Por primera vez

Las renovables superan en potencia instalada al resto de fuentes de energía

Catalunya sigue a la cola, con solo un 30% de renovables instaladas en su mix energético

Sara Ledo

Parque de energía eólica en los Monegros, en la provincia de Zaragoza.

Parque de energía eólica en los Monegros, en la provincia de Zaragoza. / DANNY CAMINAL

El parque de generación eléctrico español es cada vez más renovable. Durante el año 2019 la potencia instalada de origen renovable ha experimentado un crecimiento del 13,4 %, con la entrada en funcionamiento de más de 6.500 nuevos megavatios 'verdes', lo que ha hecho que representen ya más del 50 % de la capacidad de generación instalada en España.

Así queda patente en el informe Avance del Sistema Eléctrico del año 2019, publicado este jueves por Red Eléctrica, que señala que a cierre de 2019 las renovables --hidráulica, hidroeólica, eólica, fotovoltaica, solar térmica, térmica renovable y residuos renovables-- sumaban una potencia de 55.195 megavatios (MW), el 50,07% de los 110.226 megavatios instalados en el sistema eléctrico nacional. 

Según los datos de la empresa semipública encargada de operar el sistema eléctrico, el ciclo combinado sigue siendo líder en potencia instalada (23,8 % del total) pero le siguen de cerca dos fuentes renovables: la eólica (23,3 %) y la hidráulica (15,5 %). En el caso del sistema eléctrico penincular, la eólica (25.255 megavatios), se sitúa por primera vez delante de los ciclos combinados (24.562 megavatios), mientras que la potencia solar fotovoltaica se eleva un 93,2% respecto al año 2018 hasta alcanzar los 8.623 megavatios. 

La nueva capacidad de generación renovable se ha concentrado en su mayor parte en siete comunidades autónomas (por orden, Aragón, Andalucía, Castilla- La Mancha, Castilla y León, Extremadura, Murcia y Galicia). Cada una de ellas ha puesto en servicio más de 400 megavatios 'verdes' en 2019. No así Catalunya. Su caso es particular y se aleja por mucho de esta imagen de una España cada vez más 'verde'. Solo el 30,2% del total de potencia instalada –11.856 megavatios-- en la comunidad es renovable. 

Catalunya, sin avances

Catalunya registró en 2019 un total de 1.271 megavatios eólicos y 274 fotovoltaicos, una cifra muy limitada, en parte, debido a las históricas restricciones de la región que lleva un lustro de sequía renovable (sin contar autoconsumo). De hecho, en el último año (2019) solo se han instalado 5 megavatios de fotovoltaica y ninguno de eólica. El motivo de la baja presencia de renovables, en una comunidad abanderada del autonconsumo, reside en el Real Decreto 147/2009 que restringe la autorización en el territorio a un máximo de seis hectáreas en polígonos industriales y de tres hectáreas en espacio agrícola. 

Este año, el Govern aprobó un decreto-ley para acabar con esta paralización y facilitar un nuevo marco con ventanilla única y un plazo de tramitación máximo de 13 meses con la esperanza de impulsar estas fuentes de energía limpias. No obstante, Catalunya cuenta con otra traba a la que es dificil ponerle coto: la fuerte oposición social del territorio.

La generación no es tan limpia 

La generación eléctrica en España fue de 260.713 gigavatios-hora, de los cuales el 37,5% fue de origen renovable, una cifra inferior al año pasado, cuando la aportación fue del 38,5%. Es decir, la potencia instalada renovable ha crecido, pero no se ha trasladado a la generación renovable, que ha disminuído. 

La más sucia de las fuentes energética, el carbón, cerró el 2019 con la menor participación histórica en la estructura de generación nacional al registrar 12.672 megavatios, un 66% menos que hace un año. Un adiós que se adelanta de manera natural al cierre previsto de estas centrales térmicas a partir de este año y al que se pondrá el broche final en 2025.