CONSEJO DE POLÍTICA FISCAL Y FINANCIERA

Hacienda no devolverá el IVA a las autonomías pero les da más margen de gasto

Las comunidades podrán tener un desfase del 0,2% del PIB en el 2020 en lugar de equilibrio presupuestario

La propuesta del Ministerio no convence a las comunidades del PP aunque modera las críticas en las del PSOE

La ministras de Hacienda, María Jesús Montero, y de Administraciones Territoriales, Carolina Darias, en el Consejo de Política Fiscal y Financiera.

La ministras de Hacienda, María Jesús Montero, y de Administraciones Territoriales, Carolina Darias, en el Consejo de Política Fiscal y Financiera. / DAVID CASTRO

Se lee en minutos

Rosa María Sánchez / Juan Ruiz

El Ministerio de Hacienda no va a devolver a las autonomías los 2.500 millones de euros pendientes de la liquidación del 2017.  A cambio, la ministra María Jesús Montero ofreció este viernes en el Consejo de Política Fiscal y Financiera tres "medidas paliativas" que siguen sin satisfacer las demandas de los consejeros de Finanzas en autonomías donde gobierna el PP, si bien, parecen haber aplacado algo la beligerancia en las del PSOE.

En primer lugar, Montero ofreció un mayor margen de gasto en el 2020, equivalente a unos 2.500 millones, al elevar en dos décimas, hasta el 0,2% del PIB el objetivo de déficit de este año. En el caso de Catalunya, dos décimas de su PIB de mayor margen de gasto equivalen a unos 500 millones de euros para este año.

En segundo lugar, un préstamo a tipo de interés cero para financiar el mayor déficit provocado por el desfase de un mes en la liquidación del IVA.

Y en tercer lugar, Montero se ha comprometido a no tomar en cuenta el importe del IVA no liquidado a la hora de computar si una comunidad cumplió o no con el objetivo de déficit en el 2019. Es decir, si tras descontar el efecto del IVA, una comunidad anotó un déficit del 0,1% del PIB, o inferior, se entenderá que cumplieron el objetivo del 2019 y  en consecuencia no quedará obligada a presentar a Hacienda un plan de ajuste para reconducir sus cuentas.

Ausencia de Aragonès

La reunión de los consejeros autonómicos de Finanzas en el marco del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) había sido convocada por la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, con el fin de comunicar a las comunidades los objetivos de déficit y deuda hasta el 2022 a los que se deberán ajustar sus respectivos Presupuestos para este año y siguientes. Este trámite también es imprescindible para empezar a tramitar los Presupuestos del Estado del 2020.

En representación de Catalunya no acudió el 'conseller' de Economía y Hacienda de la Generalitat, Pere Aragonès, sino la secretaria de Economía, Natália Mas, que, como tal no pudo votar en nombre de la comunidad.

"Es una propuesta deshonesta, porque implica no liquidar la deuda pendiente con las autonomías", dijo Mas en relación a las medidas propuestas por Montero para paliar el desfase en la liquidación del IVA. Además consideró insuficiente el margen adicional de déficit, hasta el 0,2% del PIB, y reclamó el 0,3%.

Senda de déficit

En la nueva senda de estabilidad comunicada por Montero se establecen unos objetivos más flexibles de déficit autonómico, del 0,2% del PIB este año, del 0,1% en 2021 y equilibrio presupuestario desde el ejercicio 2022.

Esta senda salió adelante por 12 votos a seis en contra, provenientes de las cinco comunidades donde gobierna el PP (Madrid, Andalucía, Castilla y León, Galicia y Murcia) y de Ceuta. 

Esta nueva senda concede un mayor margen de gasto a las comunidades de algo más de 2.500 millones de euros para este año ya que, según los últimos objetivos vigentes desde el 2017, las comunidades deberían lograr el equilibrio presupuestario en sus cuentas en el 2020.  

Aunque no tenga nada que ver una cuestión con la otra, se da la circunstancia de que el mayor margen de gasto que logran las autonomías para este año (2.500 millones) coincide con la cantidad que todas ellas reclaman por el desfase de un mes en la liquidación del IVA correspondiente al 2017. La diferencia es que un mayor margen de déficit en realidad aboca a las autonomías a una mayor deuda de similar magnitud, algo que se evitaría si pudieran acceder directamente a la liquidez que reclaman.

Durante la reunión del CPFF se puso de manifieso que con datos aún provisionales las comunidades autónomas en su conjunto cerraron el 2019 con un déficit en torno al 0,5% del PIB. Si se descuenta el efecto del IVA, el cierre estaría alrededor del 0,3%. Esto significa que, al aprobarse un objetivo de déficit del 0,2% para el 2020, el esfuerzo global de reducción del déficit del conjunto de las comunidades autónomas este año será de una décima, según explicó la ministra Montero en una rueda de prensa posterior.

Fría acogida

La mayoría de las comunidades se han manifestado en contra de compensar la liquidación pendiente del IVA con mayor capacidad de gasto. "No hace falta saber mucho de economía. Se nos está dando deuda, pero los recursos en origen no eran deuda. Esto hay que devolverlo, devolver lo que era nuestro en origen no es lo mismo", ha dicho el consejero gallego Valeriano Martínez (PP) antes de entrar en la reunión

«La solución es que liberen los fondos», añadió el consejero de Madrid, Javier Fernandez-Lasquetty. «El mejor déficit es el que no existe», añadió, para desdeñar el mayor margen otorgado ayer por Hacienda. El representante de Murcia (PP) también expresó su decepción por las medidas de Montero.

Todas las comunidades socialistas  valoraron el mayor margen de déficit. El consejero de Extremadura acogió como «un primer paso» las medidas paliativas por el IVA pero dijo que había que «estudiarlas antes de tomar medidas» judiciales. En la misma línea se manifestó la ‘consellera’ de Baleares, mientras que Valencia mostró la cara más optimista, defendiendo también las medidas paliativas.

Te puede interesar

El PP sigue adelante con los recursos

Castilla La Mancha anunció esta semana que había puesto en  marcha la presentación de un recurso por el IVA. Tras escuchar a la ministra, el consejero Juan Alfonso Ruiz mostró su decepción pero evitó precisar si seguirán adelante con el recurso. 

Los antecedentes

Sin embargo, la mayoría absoluta que entonces tenía el PP en el Senado tumbó esta senda, de modo que sigue vigente la del 2017.