11 ago 2020

Ir a contenido

evolución de la actividad

La economía catalana ralentizó su crecimiento al 2% en el 2019

Los servicios impulsaron el crecimiento del PIB, pero la industria registró su primer retroceso desde el 2013

El Periódico

Trabajadores en la línea de montaje de la fábrica de Seat en Martorell.

Trabajadores en la línea de montaje de la fábrica de Seat en Martorell. / NURIA PUENTES

La economía catalana creció un 2% en 2019, al mismo nivel que la economía española, según la estimación avanzada del Instituto de Estadística de Cataluña (Idescat), aunque el producto interior bruto (PIB) catalán fue debilitándose a medida que avanzaba el último año. La economía catalana confirma así su ralentización, tras haber crecido por encima del 3% en 2015 (3,9 %), 2016 (3,4 %), 2017 (3,3 %), y un 2,6 % en 2018.

El sector servicios repuntó un 2,9 % en comparación a 2018, la construcción lo hizo un 2,5%, la agricultura decreció un 2,5% y la industria cerró 2019 en negativo (-0,1 %), a pesar de haber repuntado un 0,4 % en el último trimestre.

En el último trimestre del año el PIB repuntó un 1,8% interanual, dos décimas menos que en el tercer trimestre, mientras que la desaceleración económica también se notó en términos trimestrales, ya que el PIB  aumentó un 0,2% en los tres últimos meses del 2019, una décima menos que en el trimestre anterior. En cambio, el conjunto de la economía española creció un 0,5 % en el último trimestre del año en términos intertrimestrales.

El sector servicios tira de la economía

En un comunicado, el Idescat ha destacado que el repunte del PIB en el 2019 se fundamenta en la notable actividad del sector servicios (+2,9% ), gracias a las ramas de actividades profesionales y de los servicios de administración pública, educación, sanidad y servicios sociales.

A pesar de haber mejorado respecto al inicio del 2019, la industria catalana cerró el año con el primer crecimiento negativo desde el año 2013 (-0,1 %) debido al progresivo deterioro del entorno internacional del comercio exterior, que ha frenado la actividad industrial en los últimos 18 meses.

En cuanto a la construcción, después de un ciclo alcista que se ha alargado cuatro años, este sector ha mostrado en 2019 indicios de desaceleración, al reducir su tasa de crecimiento al 2,5 %, casi la mitad que el año anterior. Y la peor parte se la llevó la agricultura, que ha profundizado su evolución negativa al pasar de un - 0,4 en 2018 a un - 2,5 %.

A medida que ha ido avanzando el 2019, la economía catalana ha ido debilitándose, ya que inició el primer trimestre con un 2,2%, repitió esa cota en el segundo, se ralentizó un 2 % en el tercero y acabó el cuarto con un aumento del 1,8% interanual.

Temas PIB