24 feb 2020

Ir a contenido

TikTok contra Zuckerberg: China irrumpe en la batalla de las apps

El fenómeno del vídeo social chino crece más rápido que Facebook e Instagram y se hace un hueco en un sector digital aún dominado por Mark Zuckerberg

Carles Planas Bou

El director ejecutivo y fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, durante una rueda de prensa en Palo Alto, Estados Unidos, en mayo del 2010.

El director ejecutivo y fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, durante una rueda de prensa en Palo Alto, Estados Unidos, en mayo del 2010. / ROBERT GALBRAITH (REUTERS)

El mundo ha cambiado mucho en tan sólo una década. Nos hospedamos en casas de extraños que alquilan su hogar, pedimos comida a domicilio, viajamos en coches de particulares que nos hacen de chofer y nos informamos a través de vídeos en la red. Un revolucionario cambio de paradigma que se encuentra entre nuestras manos: el teléfono móvil.

Ese nuevo modelo de vida ha dado alas al jugoso negocio de las redes sociales, dominado con autoridad por Mark Zuckerberg. En los últimos diez años, el controvertido genio de Harvard ha construido un imperio que, a pesar de los sucesivos escándalos por vender la privacidad de sus usuarios al mejor postor y permitir la propagación de noticias falsas, sigue en la cima. Así, si miramos la lista de las ‘Apps’ más populares de la década, son las que forman parte de Facebook las que copan el podio, con más de 16.000 millones de descargas.

De las cinco primeras aplicaciones, cuatro son propiedad de Zuckerberg: Facebook (4.600 milones), Facebook Messenger (4.400), WhatsApp Messenger (4.300) e Instagram (2.700), en ese orden, según el servicio de análisis de aplicaciones ‘App Annie’. El dominio de ‘Zuck’ sigue siendo incontestable, pues la quinta en la lista, Snapchat (1.500), queda lo bastante lejos como para respirar tranquilo.

UN FENÓMENO CHINO                                              

Y el liderazgo del hombre de hielo de Sillicon Valley podría haber sido aún más abrumador. En uno de sus calculados movimientos para devorar a la competencia, el 2016 Zuckerberg  puso sus ojos en Musical.ly, una red social china donde los usuarios podían crear vídeos de 15 segundos a hasta un minuto con música de fondo y filtros, algo así como un Vine de karaokes. Con el mercado estadounidense bajo sus pies, ‘Zuck’ quería dar el salto a China, el mayor terreno fértil del mundo para el negocio móvil, pero terminaron desestimando su compra.

Poco después, el 9 de noviembre del 2017, Bytedance Technology Co adquirió Musical.ly por 1.000 millones de dólares y la fusionó en agosto del 2018 con su empresa TikTok. Su popularidad se expandió desde Asia (India y China) hasta los Estados Unidos y convirtió a su propietaria en la start-up mejor valorada del mundo: 68.000 millones. Su fundador, Zhang Yiming, es la decimotercera fortuna de China con un patrimonio de 14.580 millones de euros y se le conoce como el Mark Zuckerberg asiático.

Dos años después de esa operación, TikTok se ha convertido en todo un fenómeno, especialmente entre la generación Z, los nacidos a partir de 1995. Su ascenso ha sido tan meteórico que tan solo le ha hecho falta existir en tres años de la pasada década para situarse como la séptima ‘app’ más popular del mundo, superando al navegador chino UC Browser (único compatriota en la lista), a Youtube, de Google, y a Twitter.

BATALLA DIGITAL

En noviembre del año pasado TikTok sumaba más de 1.500 millones de descargas en la App Store de Apple y Google Play y se situaba como cuarta ‘app’ solo por detrás de Facebook Messenger, Facebook y WhatsApp, según el ránking anual de ‘App Annie’. Sin embargo, otra referencia en el análisis de ‘apps’, Sensor Tower, situaba a TikTok en tercera posición, logrando un aumento anual del 6% y avanzando así a la todopoderosa Facebook. Esa disparidad en los datos muestra que, aunque el grupo de Zuckerberg aún queda lejos, la nueva sensación social china tiene mucho que decir.

A diferencia de Facebook, TikTok ha sabido calar hondo en la generación más joven, la más adaptada  a la telefonía móvil, y explotar grandes mercados como el indio y el chino. Intentando mimetizar la estrategia de su rival, el gigante estadounidense impulsó en noviembre del 2018 su versión de TikTok llamada Lasso y audios filtrados confirmaron que la intención de Zuckerberg era llevarla a mercados potentes no explorados como México. En noviembre del año pasado, Instagram empezó a probar una nueva función, Reels, que también copiaba el sistema del fenómeno chino.

Zuckerberg ya ha dejado claro que, para tumbar a su oponente, recurrirá a otras vías. Obviando los escándalos de su propia empresa, ya ha acusado a TikTok de estar al servicio del gobierno chino y censurar vídeos incómodos. El Congreso está estudiando si la ‘app’ china puede convertirse en una “amenaza de contrainteligencia” y el ejército y la marina han prohibido su uso a los soldados.

El mercado digital parece no tener techo. El año pasado la descarga de ‘apps’ creció un 5%, y el gasto de los usuarios en esas plataformas un 15%. Según los estudios de ‘Business Insider’, se espera que la inversión de los anunciantes en vídeos sociales se dispare un 128% dentro de tres años, engrasando aún más la maquinaria de este nuevo modelo de vida. La batalla seguirá en la nueva década. En 2030 el mundo puede ser muy distinto al de ahora.