25 nov 2020

Ir a contenido

sector inmobiliario

El encarecimiento de la vivienda nueva se frenará al 3,2% en el 2020

Los precios podría registrar su tercer ejercicio consecutivo de desaceleración

P. Allendesalazar

Viviendas en construcción.

Viviendas en construcción. / EFE/ARCHIVO

Los síntomas de enfriamiento de la recuperación del mercado inmobiliario iniciada a finales del 2014 se acentúan. El encarecimiento del precio de la vivienda nueva se frenará este año hasta registrar un alza del 3,2%, frente al incremento del 4,5% registrado en el 2019 y el 5,4% del 2018, lo que de confirmarse supondría el tercer año consecutivo de desaceleración. Así lo ha apuntado este miércoles Sociedad de Tasación, que ve desde hace tiempo "señales" de cambio de ciclo y "síntomas de agotamiento" en las subidas de Madrid y Barcelona.

"Será un año tranquilo, de ajuste, de moderación. No vemos en el horizonte ninguna señal de alerta o preocupación. Pero hay factores que seguir", ha apuntado su consejero delegado, Juan Fernández-Aceytuno en referencia a factores como la caída de la confianza y el aumento de la morosidad en el crédito al consumo. Los precios, ha señalado, están cerca de su nivel de equilibrio en relación a la situación económica, como también sostiene el Banco de España. Es decir, que no se producen sobrevaloraciones o burbujas en términos generales. "Tal y como va el ciclo, pensamos que se van a ajustar y no va a haber sorpresas. Pero eso no quiere decir que no haya problemas de acceso a la vivienda", ha subrayado.

El ciclo económico está tocando fin, con Estados Unidos alargando el periodo de crecimiento económico más largo de su historia y la actividad de la Unión Europea dando síntomas de debilidad desde hace trimestres, con lo que no es descartable que a medio plazo se produzca una correción. Eso sí, ha puntualizado el ejecutivo, "la próxima crisis inmobiliaria será diferente en la anterior, en que todas las regiones subieron y bajaron al mismo tiempo. En la próxima, va a bajar más las viviendas de las ciudades que han subido más: no solo Madrid y Barcelona, sino las 45 grandes ciudades del mundo que sincronizadamente crecen".

Menos confianza

Sociedad de Tasación pregunta a expertos inmobiliarios cada tres meses sobre sus expectativas para el trimestre posterior en relación con el anterior. A partir de ello elabora un índice de confianza, que ha cerrado el año en los 50,8 puntos, lo que implica que los expertos siguen siendo positivos pero están a punto de pasar a ser pesimistas (los 50 puntos marcan la frontera entre la previsión de una mejora de la situación y un deterioro). Desde junio del 2018 ha sufrido un severo deterioro, al perder siete puntos. 

En cuanto a la sobrevaloración de las dos grandes capitales españolas, Barcelona ha sumado nuevos barrios a los que presentan un nivel de precios superior a los de la burbuja. Ya estaban en este nivel Ciutat Vella, Eixample y Gràcia y ahora se han sumado Les Corts y Sant Martí. En Madrid, por su parte, solo registra esta situación el distrito de Moncloa-Aravaca.