Ir a contenido

a favor del cierre a las 21 horas

Los sindicatos abogan por unificar el horario comercial, pero hasta las 21 horas

UGT y CCOO, partidarios de que las tiendas cierren a las 21 horas todo el año

Eduardo López Alonso

Cartel con el nuevo horario comercial en una tienda de Barcelona.

Cartel con el nuevo horario comercial en una tienda de Barcelona. / CARLOS MONTAÑÉS

Los sindicatos están de acuerdo en que el horario comercial se unifique y el cierre sea a las 21 horas todo el año. La normativa actual, que prevé un horario de verano y otro de invierno, ha creado más problemas de adaptación a las empresas de distribución y sus empleados que beneficios a los consumidores, según coinciden en su diagnóstico tanto patronales como sindicatos. Pero para los sindicatos son una medida transitoria para la reducción horaria y para las patronales una vía para consolidar un horario estable (hasta las 21.30 horas) al que deberían ceñirse todos los comercios.

UGT de Catalunya abogó este miércoles por un horario de apertura comercial hasta las 21 horas durante todo el año, en línea con lo defendido por CCOO. UGT resaltó que este nuevo límite horario supondrá "un paso" hacia el objetivo establecido por el Pacto para la Reforma Horaria de cerrar los establecimientos comerciales a las 19.30 horas en el 2025. La organización señaló que cerrar a las 21 horas también permitirá reducir la precariedad laboral que actualmente caracteriza al sector del comercio.

Según CCOO, si no se promueve acortar la jornada laboral en el sector comercial el pacto para la reforma horaria con el horizonte 2025 "no tendría ninguna credibilidad". 

Con el marco legal actual, las tiendas cierran a las 21.00 horas durante ocho meses del año (octubre a mayo), y cuatro meses mayoritariamente a las 21.30 horas. Para CCOO, no es de recibo que por parte de algunos agentes empresariales y algunos partidos políticos quieran dar pasos atrás y hacer ver que la media es abrir todo el año a las 21.30 horas.

Propuesta empresarial

Los empresarios pretenden consolidar ese horario e incluso establecer límites al pequeño comercio independiente, que ahora no está sujeto a ninguna regulación horaria, y que se ajuste al que se aplica a las grandes cadenas.

Los sindicatos criticaron que la propuesta de la patronal llegue precisamente en diciembre, un mes en el que los empleados del sector "deben trabajar a ritmos escandalosos y prácticamente todos los festivos".

Para los sindicatos, en un mundo que avanza hacia la digitalización, con nuevos canales de comercialización y nuevos hábitos de consumo, "el comercio tiene un reto importante de adaptación, pero la respuesta no es apertura sin límites, que conlleva más precariedad laboral, rotación de plantillas y dificultades de conciliar la vida laboral y personal".