Ir a contenido

CAMBIOS EN LA INDUSTRIA

IoT o las cosas de internet

Fira de Barcelona ha organizado una semana industrial tecnológica para impulsar la transformación digital

Al menos 350 empresas y 16.000 asistentes, para analizar el reto digital en el contexto industrial

Eduardo López Alonso

Un cargador inteligente de automóviles eléctricos de Greencharge. 

Un cargador inteligente de automóviles eléctricos de Greencharge. 

Mientras la economía catalana se debate entre incertidumbres, la única certeza a día de hoy es que la digitalización de la industria es imparable y la denominada internet de las cosas (IoT) es ya una línea inexcusable de desarrollo para las empresas que pretendan al menos mantener su actividad en el futuro. La Barcelona Industry Week que ha organizado esta semana Fira de Barcelona, además de aprovechar la manida nomenclatura anglosajona, aporta renovado esfuerzo para impulsar la transformación digital de la economía. Nada menos que siete subsectores abraza esta semana industrial e IoT ha sido uno de las áreas más interesantes. Sin menosprecio al asunto de la ciberseguridad que planea en cualquier ámbito tecnológico que se precie, la capacidad de interconectar dispositivos abre un sinfín de posibilidades comerciales a las que la industria se debe adaptar.

En el encuentro industrial de Barcelona en su conjunto han participado 350 empresas con soluciones para la digitalización de las industrias y más de 300 ponentes, quienes han hablado de lo retos y el estado de la cuestión.

La presencia de la Generalitat en el salón de Manufacturas Avanzadas MAX, de la Barcelona Industry Week. 

Según un estudio de Acció, dependiente de la Conselleria de Empresa, en Catalunya hay 251 empresas que se dedican a IoT y que ocupan a unos 3.200 trabajadores. Es esta estadística algo fría para dibujar una línea estratégica, con potencial superior a lo que muestran sus 520 millones de euros de facturación conjunta. Ni siquiera las incertidumbres políticas en Catalunya ponen en jaque la previsión de 16.000 visitantes de la Fira para esta iniciativa. 

Que el 90% de los datos que se almacenan en internet en el mundo se hayan generado en los dos últimos años no debería sorprender, ante la proliferación de sensores y de artilugios capaces de lanzar a las redes la información capturada. Y la tendencia ya es imparable. El director científico de Tecnologías Industriales del centro tecnológico Eurecat, Ricard Jiménez, considera que la fusión de sensores e inteligencia artificial abre nuevas fronteras "obviamente fuera del alcance las capacidades humanas". En su opinión, esta evolución "hace posible vislumbrar ya en algunos sectores industriales el paradigma de la cibermanufactura, plantas de producción con procesos que anticipan y corrigen fallos productivos y que aprenden autónomamente a medida que solucionan nuevas situaciones".
 
Esta nueva era de nuevas convergencias tecnológicas obliga al sector industrial a diversificar esfuerzos, realizar apuestas arriesgadas y diseñar sistemas de protección ante posibles excesos. Para Jiménez, con las nuevas plantas de producción digitalizadas "será mucho más fácil afrontar retos globales como el de la economía circular y la responsabilidad social corporativa". Para los expertos de Eurecat, las líneas de desarrollo más prometedoras para la industria 4.0 son las que tienden a reducir peso de los productos con nuevos materiales y los bioplásticos (que crecen a un ritmo del 25% anual) y que deberán sustituir a los plásticos sintéticos. 

La feria de esta semana en Barcelona ha servido también para mostrar públicamente algunas aplicaciones de desarrollos IoT, desde productos de gran consumo a desarrollos industriales. Un ejemplo de aplicaciones avanzadas que suman distintas tecnologías lo ofrece el proyecto GreenCharge de Eurecat, que quiere ser una solución para la planificación, carga, reserva y facturación para usuarios de vehículos eléctricos. 

Entre los proyectos tecnológicos presentados esta semana en Barcelona que han sido más aclamados ha figurado el desarrollo de un piano portátil de sensaciones profesionales elaborado por un equipo de jóvenes emprendedores, el pocketpiano, un desarrollo tecnológico original 'made in catalonia'.
 
La firma francesa Eiffage, en asociación con Bioservo Technologies, ha desarrollado Iron Hand, un guante biónico que combina robótica e IoT para facilitar las actividades del trabajador, reducir las tensiones físicas asociadas al manejo manual de maquinaria y prevenir el dolor muscular o articular. El grado de reducción o fortalecimiento muscular varía del 25% al 86% según el trabajo y la frecuencia de las operaciones de manipulación.

NanoEdge AI, es un programa creado por las compañías gala Cartesiam.ai y éolane, que permite a cualquier desarrollador de IoT integrar fácil e instantáneamente funciones de aprendizaje automático en su solución sin tener ningún conocimiento en inteligencia artificial. 

Intelligent Mine es un proyecto de Zyfra para SUEK, principal compañía productora de carbón y energía de Rusia, diseñado para gestionar el uso de camiones pesados autónomos en una zona delimitada como una mina. 

La multinacional alemana GFT ha presentado en la feria un 'software' capaz de analizar los hábitos de conducción en tiempo real para poder personalizar los seguros del automóvil. Esta aplicación sobre el coche conectado es un ejemplo de cómo un mayor conocimiento del cliente puede transformar los modelos de negocio.