Ir a contenido

guerra comercial

La Unión Europea no logra frenar los aranceles de EEUU

Bruselas avisa de que adoptará contramedidas en cuanto se resuelva el caso Boeing

España fracasa en su intento por lograr una respuesta "inmediata" contra Estados Unidos

Silvia Martinez

Cecilia Malsmtrom. 

Cecilia Malsmtrom.  / X90072

Bruselas no ha logrado frenar a Trump y su intención de imponer aranceles a productos europeos. Al menos, de momento. Este viernes –a las 00:01 horas en Estados Unidos-- entraron en vigor los nuevos gravámenes a las importaciones de varios países europeos, entre ellos Francia, Alemania, Reino Unido o España, por valor de 7.496,6 millones de dólares (6.793 millones de euros), sin que el ejecutivo comunitario pudiese impedirlo.

La amenaza de Washington de imponer aranceles a Europa viene de lejos –-ya en abril el ejecutivo estadounidense publicó una lista provisional de productos--, pero no fue hasta principios de octubre cuando confirmó sus intenciones, tras recibir el visto bueno de la Organización Mundial del Comercio (OMC) para compensar las ayudas ilegales a Airbus. Entonces, EEUU anunció un gravamen del 10% para productos aeronáuticos y del 25% para otros productos, como el whisky escocés, el aceite de oliva y las aceitunas españolas o la maquinaria y los aparatos para soldar alemanes.

La comisaria Malmström anuncia "aranceles contra EEUU" cuando se resuelva el ‘caso Boeing’

Pero el caso no es aislado, la Unión Europea está a la espera de que la OMC se pronuncie en un caso paralelo sobre ayudas estadounidenses a Boeing, y a eso espera la CE para activar aranceles en sentido contrario.

Bruselas no quiere entrar en una guerra comercial con EEUU e insiste en la vía del diálogo para evitar una escalada de las tensiones, a pesar de que lleva desde julio esperando la respuesta americana a un nuevo régimen de ayudas a la aviación. No obstante, añade que no le quedará más remedio que responder a EEUU con la misma moneda cuando la OMC se pronuncie sobre las subvenciones a Boeing. 

"Lamentamos la elección de EEUU de seguir adelante con los aranceles. Este paso no nos deja otra alternativa que seguir en el momento oportuno con nuestros propios aranceles por el 'caso Boeing', en el que EEUU también ha vulnerado las reglas de la Organización Mundial del Comercio”, ha advertido este viernes la comisaria de comercio, Cecilia Malmström, que ha anunciado que la Comisión Europea supervisará el impacto de las contramedidas estadounidenses anunciadas contra los productos europeos, y especialmente los agrícolas.

Daños colaterales

La responsable de la política comercial de la UE ha vuelto a reiterar que imponerse aranceles mutuamente no va en interés de ninguna de las dos partes porque supondrá un “significativo daño” para la cadena de suministros en el sector aéreo estadounidense y europeo, lo que generará a su vez “daños colaterales importantes” en otros sectores que ya están sufriendo las tensiones comerciales.

“Como los fabricantes de aviones más importantes del mundo, la UE y Estados Unidos tienen una responsabilidad conjunta de sentarse y negociar una solución que sea equilibrada y que cumpla con la OMC”, ha recordado Malmström insistiendo en que ambos, la UE y Estados Unidos, han sido declarados culpables de conceder subsidios ilegales. Bruselas presentó en julio pasado un plan con propuestas concretas para seguir apoyando al sector aeronáutico pero de momento sigue sin respuesta del otro lado del Atlántico. “Esta oferta –ha recordado Malmström en su comunicado- sigue sobre la mesa”. 

Ni rastro de las medidas "inmediatas"

El Gobierno español llevaba semanas advirtiendo que si Trump ponía tasas a productos españoles reaccionaría "de forma inmediata" con "firmeza y claridad" e incluso había sugerido que la Comisión Europea tiene la posibilidad de imponer aranceles "de manera inmediata" por valor de más de 4.000 millones de euros, gracias a un caso resuelto por la OMC en el año 2004.

Sin embargo,  tras la entrada en vigor de los gravámenes desde los ministerios competentes  --Agricultura, Pesca y Alimentación e Industria, Comercio y Turismo-- remiten al comunicado de Bruselas. El único que se ha pronunciado sobre el asunto ha sido el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, al calificar de "atropello arancelario" las medidas de Trump después de asistir a un Consejo Europeo en Bruselas. Pero ni rastro de medidas "inmediatas". 

Francia pide calma a Washington

Europa está preparada
"para adoptar represalias", 
advierte el ministro francés Le Maire

En el mismo sentido se ha pronunciado el ministro francés de finanzas, Bruno Le Maire, que se ha reunido este viernes en Washington con el secretario de estado de Comercio estadounidense, Robert Lighthizer. “Repetiré que un acuerdo entre Estados Unidos y Europa en el caso Airbus/Boeing sigue siendo la mejor solución. Es el mejor escenario para los dos continentes pero si la administración estadounidense lo rechaza Europa está preparada para adoptar represalias”, ha avisado urgiendo a la Administración de Donald Trump a actuar con responsabilidad.

"Si no es el caso y si la administración americana decide avanzar con estos aranceles y aplicarlos efectivamente sobre algunos productos europeos, incluidos los vinos franceses, está decisión tendrá consecuencias muy negativas desde el punto de vista político y económico”, ha avisado. Habrá, ha dicho, “consecuencias concretas” y “llevará a la Comisión Europea a adoptar el mismo tipo de decisiones una vez que la OMC nos lo permita. ¿Es en interés de Estados Unidos una guerra comercial entre Estados Unidos y la UE en la actual situación en la que ya hay una guerra comercial entre Estados Unidos y China?”, ha preguntado.