Ir a contenido

Planta de Martorell

Seat interrumpe su producción por las protestas y manda a 6.800 trabajadores a casa

La firma automovilística cierra la línea de producción de su planta de Martorell debido a los cortes viarios de las Marxes per la Llibertat

Gabriel Ubieto

Trabajadores en la línea de montaje de la fábrica de Seat en Martorell

Trabajadores en la línea de montaje de la fábrica de Seat en Martorell / JOAN CORTADELLAS

La fábrica de Seat en Martorell interrumpirá su línea de producción desde la tarde de este jueves y durante todo el viernes debido a las afectaciones provocadas por las Marxes per la Llibertat. Una de las columnas que tienen previsto llegar a Barcelona este viernes, en el que también está convocada una huelga general, pasa por las cercanías de Martorell, lo que previsiblemente provocará dificultades en la movilidad de los trabajadores y en la logística de suministros. Es por ello que Seat y el comité de empresa han pactado paralizar la línea de producción desde el turno de tarde de este jueves hasta todo el viernes. Lo que implicará dejar de producir 3.500 coches y mandar a casa a 6.800 trabajadores, según cifras de la compañía. [Sigue las últimas noticias de Barcelona y resto de Catalunya en directo.]

Fuentes consultadas de Seat han querido aclarar que la interrupción de la producción afecta a una parte de los 15.000 trabajadores que emplea entre la planta de Martorell y Zona Franca y que responde a cuestiones organizativas, no políticas. "No es un cierre patronal", insisten. La compañía califica el acto como fruto de la "responsabilidad" para con sus trabajadores y confía poder recuperar la producción dejada de trabajar, de unos 3.500 coches, en turnos compensatorios durante lo que queda de año. Una flexibilidad contemplada en el convenio colectivo de la empresa. 

Seat todavía no ha decidido si interrumpirá también su línea de producción en Zona Franca, donde operan 800 trabajadores, aunque estudiará dicha posibilidad dependiendo de las afectaciones que tengan las movilizaciones durante el viernes, en el que está convocada una huelga general. Los sindicatos mayoritarios en Seat no secundan la protesta, pero las afectaciones viarias pueden decantar a la empresa a optar por la opción del cierre parcial.