Ir a contenido

monedas virtuales

Nace la criptodivisa de Facebook, pero con siete bajas destacadas

Mastercard, Visa, Paypal, Stripe, Booking, Ebay y MercadoPago se caen del proyecto tras las dudas regulatorias suscitadas

Eduardo López Alonso

Usuarios de móvil ante el logo de Facebook. 

Usuarios de móvil ante el logo de Facebook. 

La Asociación Libra, entidad que estará detrás de la criptodivisa respaldada por activos impulsada por Facebook, se ha constituido formalmente con la creación de su estructura de gobernanza y la firma de los estatutos por parte de los 21 miembros fundadores, siete menos que los que se anunció inicialmente como parte del proyecto.

En un comunicado, la Asociación informa de la puesta en marcha del Consejo Libra en reunión celebrada este lunes en Ginebra, donde estará radicada la entidad, que estará compuesto por los 21 miembros fundadores, entre los que finalmente no se encuentran Mastercard, Visa, Paypal, Stripe, Booking, Ebay y MercadoPago. Fuentes de la asociación se han esforzado en minimizar el recorte de apoyos al proyecto y han asegurado que existe una lista de 1.500 organizaciones interesadas en unirse a el. De éstas, afirman, hay 180 que cumplen con los requisitos de elegibilidad para ser miembro, y que podrían sustituir a las siete que han abandonado la Asociación. Pero no ha trascendido la identidad de esas empresas. En cualquier caso, la criptomoneda Libra sigue siendo un elemento desestabilizador potencial para el sector financiero. 

Estas siete compañías que se han dado de baja del proyecto Libra formaban parte de las 28 que estaban detrás de la constitución de la Asociación Libra cuando se anunció su puesta en marcha el pasado 18 de junio, pero en los últimos días se han ido dando de baja del proyecto ante las dudas regulatorias que ha generado el proyecto. No se descarta tampoco que esa retirada se deba a una actitud prudcente como vía para preservar posibles consecuencias en su propia actividad. Firmas como Visa, Mastercard o Paypal no están en condiciones de poner en peligro su 'core business' por un proyecto que al menos a medio plazo consideran que tendrá muchos obstáculos regulatorios.

Entre las compañías que sí han adherido como miembros fundadores de la asociación están la filial de Facebook Calibra, la empresa de servicios de pago PayU y comercios Farfetch, Lyft, Spotify y Uber. Entre las compañías de telecomunicaciones, se han sumado Iliad y Vodafone, al tiempo que entre las firmas asociadas a la tecnología 'blockchain' están Anchorage, Bison Trailes, Coinbase y Xapo.

La entidad también cuenta con la participación de firmas de capital riesgo como Andreessen Horowitz, Breaktrhough Initiatives, Ribbit Capital, Thrive Capital y Union Square Ventures, así como organizaciones sin fines de lucro, multilaterales e instituciones académicas como Creative Destruction Lab, Kiva Microfunds, Mercy Corps y Women's World Banking.

El perfil de todas estas compañías es eminentemente técnico. El éxito o el fracaso de Libra como criptomoneda dependerá de cómo los usuarios la emplean. Los expertos en criptomonedas han sido en general optimistas con el proyecto, al considerar que ofrece una base de clientes (más de 2.000 millones de clientes) capaces de consolidar su uso. 

En su primera reunión el Consejo Libra ha nombrado a los cinco miembros de su consejo de administración: Matthew Davie (Kiva Microfunds); Patrick Ellis (PayU); Katie Haun (Andreessen Horowitz); David Marcus (Calibra) y Wences Casares (Xapo). Además, se ha elegido a Bertrand Perez como director de operaciones y director gerente interino, a Dante Disparte como responsable de Comunicación y Políticas y a Kurt Hemecker como responsable de Desarrollo de Negocio.

"La Asociación Libra está ansiosa por cumplir su misión de construir una mejor red de pagos, ampliar el acceso a servicios financieros esenciales y reducir los costes para los miles de millones de personas que más lo necesitan", remarcan los socios fundadores. Así, añade que seguirá realizando el trabajo "crítico" con los reguladores implicados en todo el mundo, comenzará el importante proceso de mantener una estructura de gobierno y política y creará un criterio de membresía transparente y un proceso de admisión que se aplicará de manera uniforme y no discriminatoria a todos los nuevos miembros.

Facebook anunció el pasado mes de junio el lanzamiento de su criptodivisa dirigida a aquellos usuarios de sus aplicaciones que no disponen de banco o medios de pago alternativos, pero posteriormente reconoció que ofrecería este servicio hasta haber solucionado al completo las dudas regulatorias y haber recibido las aprobaciones apropiadas.

Desde la presentación del proyecto, tres de los principales bancos centrales del mundo (la Reserva Federal, el Banco Central Europeo y el Banco de Inglaterra) mostraron su cautela ante los efectos que podría tener en el mercado el lanzamiento de una criptodivisa por parte de un gigante como Facebook, así como en su capacidad para implementar su política monetaria.

Inicialmente Facebook explica que la divisa estará disponible a través de un monedero virtual que se integrará en Facebook Messenger, WhatsApp y contará con un aplicación propia. En un principio, los clientes podrán realizar transacciones entre particulares con las 'libras' de Facebook, pero con el tiempo esperaba ofrecer servicios financieros adicionales como pagar facturas o pagar en comercios.

Libra hará uso de su propia red de 'blockchain', que será de código abierto. A diferencia de las criptodivisas puras, como Bitcoin, Ripple o Ethereum, la moneda de Facebook estará respaldada por una 'Reserva' en la que se tendrán en custodia una serie de activos que sirvan como respaldo y que será administrada por la asociación.

En el manifiesto fundamental de la red Libra, Facebook especificó que entre esos activos estarán "una serie de depósitos bancarios y bonos soberanos a corto plazo" denominados en divisas de bancos centrales respetados y estables.