07 jul 2020

Ir a contenido

previsiones

Funcas afirma que la parálisis política ya tiene coste para la economía

La Fundación de Cajas de Ahorros rebaja tres décimas, hasta el 1,9%, el crecimiento para este año

"Los datos apuntan a una desaceleracion, no a una recesión", según el servicio de estudios

Rosa María Sánchez

Contenedores con productos de China en el muelle de Levante del Puerto de Valencia.

Contenedores con productos de China en el muelle de Levante del Puerto de Valencia. / Miguel Lorenzo

La Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas) ha revisado a la baja sus previsiones de crecimiento y empleo para este año y el próximo, al tiempo que ha empeorado sus pronósticos sobre las cuentas públicas. Según Funcas, durante el 2019, el 2020 y el 2021 la economía española crecerá por debajo del 2%, la creación de empleo bajará a la mitad en el 2020 y no habrá reducción del déficit público, que seguirá instalado por encima del 2%. Para el 2019, Funcas eleva su previsón de déficit hasta el 2,4% del PIB, seis décimas por encima del objetivo comprometido ante Bruselas.

"Los datos apuntan a una desaceleración, pero no a una recesión" dijo el director general de Funcas, Carlos Ocaña, durante la presentación de las nuevas previsiones del servicio de estudios. Lo que se atisba es "un final de ciclo económico", que podría tocar suelo en el 2020, antes de retomar una ligera mejora al año siguiente; "pero no una recesión", remachó.

Sin ser la causa principal de este empeoramiento, Funcas advierte de que "la parálisis política y la ausencia de reformas ya suponen un coste para la economía", según Ocaña.

Del 2,4% al 1,9%

En particular, Funcas ha rebajado en tres décimas el crecimiento previsto para este año, desde el 2,2% al 1,9%. Dos décimas de esta revisión se deben a la nueva senda de Contabilidad Nacional publicada por el INE, por cambios metodológicos en el marco de Eurostat, que han llevado al organismo oficial a bajar del 2,6% al 2,4% el crecimiento estimado para el 2018. La otra décima de revisión a la baja en las previsiones de Funcas obedece a  la pérdida de vigor del consumo y de la inversión.

Para el 2020, el recorte de la previsión ha sido mucho mayor, de cinco décimas, hasta el 1,5%. Sin embargo, para el 2021 se proyecta una ligera recuperación de la economía, con una tasa prevista del 1,8%, en un contexto de una previsible mejora gradual de la economía alemana a partir de la segunda mitad del 2020 y de una mejoría del sector del automóvil. 

Con sus nuevas previsiones, Funcas se sitúa en la parte baja de algunas de las últimas revisiones a la baja realizadas por diferentes servicios de estudios. El Consejo de Economistas también apunta el 1,9% para este año. El Banco de España prevé una tasa del 2% para el 2019. El Gobierno sopesa rebajar su actual previsión oficial, del 2,2%. 

Aspectos positivos

"Pese al mal entorno internacional, los fundamentos de la economía española no muestran los desequilibrios que la lastraron durante la última crisis”, ha valorado el director de Coyuntura de Funcas, Raymond Torres.

Además, la economía española seguirá creando empleo a pesar de crecer por debajo del 2%, una barrera por debajo de la cual en el pasado no se lograba generar nuevos puestos. "Ese umbral parece haberse reducido como consecuencia de los cambios en el mercado laboral, como el aumento del trabajo a tiempo parcial y el recurso de las empresas a ajustes internos, en vez de reducir plantilla", apunta Funcas, en una alusión a las últimas reformas. "Este cambio de comportamiento en el mercado laboral contribuye a explicar que vamos a una desaceleración y no, a una recesión", según Torres. 

Del 2,4% al 1,9%

El contexto internacional, las tensiones comerciales, el 'brexit', el empeoramiento de las expectativas y el agotamiento de la demanda embalsada que venía tirando del consumo en los últimos años son las principales razones que explican el frenazo de la economía española, que pasará de un crecimiento del 2,4% en el 2018 al 1,9% previsto ahora por Funcas.

Funcas no ha calculado qué parte de la desaceleración económica puede ser imputable a la ausencia de reformas en los últimos años de inestabilidad política, prolongada este año por la doble convocatoria de elecciones generales. Sin embargo se considera que "el menor dinamismo del consumo y de la inversión, o la menor creación de empleo, no solo reflejan la mala evolución de los mercados internacionales sino también las peores expectativas de consumidores y empresas" por la parálisis política. En sentido contrario, se afirma que contar con un Gobierno estable y un programa de reformas podría ayudar a mejorar las previsiones.

El Gobierno mantiene su objetivo de déficit del 2%

La ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, mantiene el compromiso de que España cumplirá este año el objetivo de déficit público del 2% del PIB a pesar del enfriamiento económico y confía en formar Gobierno rápido para tener aprobados los presupuestos de 2020 en el primer trimestre de ese año

Así lo ha afirmado en una entrevista con Efe en la que, además, ha confirmado que el Gobiernoya dispone de un informe favorable de la Abogacía del Estado para poder actualizar las entregas a cuenta a las comunidades autónomas. Según la ministra esto se aprobará "en unos días", sin precisar sisi será en el Consejo de Ministros de este viernes.