Ir a contenido

programa educativo

Escuela de finanzas

El Institut d'Estudis Financers forma a la oferta y la demanda desde hace 12 años

Unas 40.000 peronas, entre estudiantes y profesionales participan en sus programas

Max JIménez Botías

El programa de formación financiera se realiza en una escuela de Barcelona.

El programa de formación financiera se realiza en una escuela de Barcelona.

Si la educación financiera implica la familiarización con los números, además de con las cláusulas que figuran en la letra pequeña de los contratos, vayan por delante unas cifras: 400 escuelas, 700 voluntarios, 20.000 estudiantes. De esta forma puede resumirse el programa EFEC (Educació Financera de les Escoles de Catalunya), que lleva a cabo el Institut d'Estudis Financers (IEF) y que llega casi al 40% de los alumnos que salen de la ESO. "Se trata de un proyecto de formación que pese a ser impartido por voluntarios y por tener el volumen que tiene, se considera un proyecto modelo en los entornos europeos relacionados con la educación financiera", explica Josep Soler, presidente del IEF.

La formación financiera en España siempre ha observado una gran asimetría entre la oferta y la demanda. Mientras que los profesionales del sector han contado con recursos para su formación por medio de las propias entidades empleadoras, por el lado de la demanda se ha manifestado el vacío más  absoluto. No obstante, ya hace 12 años que el IEF se ganó su participación en un proyecto europeo con otras entidades para formar a adolescentes. Se trata de una iniciativa  que se hacía en Escocia, con voluntarios y que ha sido trasladada a las escuelas catalanas. "Los talleres se dirigen más a la gestión personal  de la economía doméstica que a las finazas propiamente dichas", explica Jordi Martínez, director de Educaciónb Financiera del IEF. El programa está dotado con fondos de la Comisión Europea y su dimensión no es pequeña, ya que en Catalunya hay 1.000 escuelas en las que  se imparte cuarto de ESO que es el curso al que se dirige el programa. 

Un programa de voluntarios

 "Si teníamos que hacerlo crecer necesitábamos muchos voluntarios y dinero. Y funcionó bien desde el punto de vista de la organización", recuerda Soler. Las entidades que participan --los bancos (BBVA, Santander, CaixaBank, Sabadell, Caixa de Enginyiers e ICF), así como colegios y asociaciones profesionales, como el de Economista, auditores de cuentas, EFPA España,  actuarios, entre otros-- vieron que era un momento adecuado para poner el programa en marcha. El sector salía de una crisis que había dañado su reputación. Y parte de la crisis estaba relacionada con la asimetría informativa comentada, pero también con el papel que tuvieron que jugar muchos empleados bancarios ante los clientes durante ese periodo. En cierto sentido, su participación en el programa educativo es una forma de reivindicar su profesión. De esa forma se entiende que por el IEF hayan pasado 900 voluntarios para conocer los contenidos que luego imparten en las escuelas. 

El programa no acaba ahí. Desde hace cuatro años se ha introducido en las escuelas de adultos de Catalunya. "Es importante que ellos tengan algunos conceptos financieros", apunta Soler. Este año se ha realizado en 84 centros educativos, que incluyen formación de adultos y FP. Y también centros penitenciarios. "Hay escuelas de adultos en las prisiones y también vamos. Y tiene mucho éxito. La primera fue la prisión de Figueras, y fue magnífico", recuerda Martínez que participó directamente en ese curso.

La formación de la demanda es solo una de las patas del programa formativo del IEF. La otra es la formación de profesionales para el sector financiero, entre ellos, los profesionales de EFPA (European Financial Planning Association, en la siglas en inglés), que son los asesores financieros profesionales, cuya certificación debe ser aprobada por la asociación en España, pero se forman en el IEF, entre otros centros. El instituto acaba formando a 40.000 personas al año entre oferta y demanda. Un esfuerzo evidente por equilibrar la asimetría informativa.