Ir a contenido

cuentas públicas

El déficit público crece el 17,9% en la primera mitad del año

Hacienda afirma que la comparación no es homogénea por el alza de las pensiones y de los salarios públicos, que el año pasado se aplicaó a partir de julio

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en el pleno extraordinario del Congreso sobre la crisis del Open Arms.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en el pleno extraordinario del Congreso sobre la crisis del Open Arms. / JOSÉ LUIS ROCA

El déficit público sumó en los seis primeros meses del año 26.769 millones de euros, cifra que equivale al 2,14 % del PIB y es un 17,9 % más alta que en el mismo periodo de 2018, según los datos publicados este lunes por el Ministerio de Hacienda.

Hacienda precisa que la comparación entre los datos de los seis primeros meses de este año y del pasado no es homogénea porque la subida de pensiones y salarios de empleados públicos del 2018 se empezó a aplicar en julio cuando la de 2019 se abona desde enero.

Una vez incorporadas las ayudas a la banca, el déficit público del primer semestre se situó en 26.711 millones, un 18,1% más que en el mismo periodo de 2018 y equivalente al 2,14 % del PIB, una cifra que supera el objetivo para el conjunto del año (2 % del PIB).

Por subsectores, la Administración central cerró junio con un déficit de 11.415 millones, el 0,91% del PIB, cuando su objetivo para todo el año es del 0,5 % del PIB.

Las comunidades autónomas sumaron un déficit de 8.145 millones, el 0,65% del PIB -su meta es el 0,3 %-, y los fondos de la Seguridad Social contabilizaron un desfase negativo de 6.830 millones, el 0,55 % del PIB -su objetivo es el 1,2 %-.

Las corporaciones locales acumularon en estos seis meses un déficit de 321 millones, el 0,03 % del PIB, un dato que Hacienda considera "poco significativo" y habitual en estas fechas, por lo que espera que pese a que la meta de este subsector el equilibrio presupuestario vuelva a terminar el año con superávit.

El Ministerio de Hacienda también ha publicado los datos de ejecución presupuestaria del Estado de los ocho primeros meses del año, que se saldó con un déficit de 14.937 millones, un 19,6% menos que en 2018 y equivalente al 1,2 % del PIB.

Este déficit estatal se ha obtenido después de que en esos ocho meses los ingresos -128.916 millones, un 4,4 % más- crecieran más que los gastos -143.853 millones, un 1,2 % más-. Los ingresos por impuestos y cotizaciones fueron de 111.937 millones, un 3,6 % más.

El IVA recaudó 48.213 millones, un 3 % más, y el impuesto de sociedades, 14.231 millones, un 0,8 % menos, debido al efecto extraordinario de devolución de actas a una única sociedad.

El IRPF recaudó 25.579 millones, un 11,7 % más, gracias a la buena evolución de las retenciones del trabajo, de la campaña de la renta -que ingresa un 15,5 % más que el pasado año por estas fechas- y el efecto positivo de la liquidación definitiva del sistema de financiación autonómico de 2017.

En cuanto a los gastos, las transferencias corrientes pagadas a otras administraciones se redujeron un 0,7 %, a 81.272 millones, mientras que la aportación a los recursos propios de la Unión Europea basados en el IVA y la RNB aumentaron un 14,1 %, a 7.688 millones.

Los consumos intermedios crecieron un 8,7 %, a 3.424 millones, por los gastos electorales y la remuneración de los asalariados repuntó un 6,2 %, a 12.215 millones, por la subida salarial de los empleados públicos y la equiparación salarial de la policía y la guardia civil con los cuerpos autonómicos.

Por último, Hacienda ha publicado el déficit público sin incluir las corporaciones