Ir a contenido

A LOS 75 AÑOS

Muere Miquel Valls, expresidente de la Cambra

El fallecido encabezó la entidad durante 17 años, del 2002 al 2019

El empresario encarnó la voz del empresariado catalán más moderado

Agustí Sala

Miquel Valls.

Miquel Valls. / RICARD CUGAT

Miquel Valls Maseda (Barcelona, 28 de sepiembre de 1943), presidente de la Cambra de Barcelona del 2002 hasta junio pasado, ha fallecido el hospital Teknon de Barcelona por una enfermedad diagnosticada recientemente. El mundo económico y político ha resaltado el talante dialogante del empresario al que solo le faltaban 6 días para cumplir 76 años.

Las condolencias y el reconocimiento se han multiplica. Desde el president Quim Torra a los líderes de las patronales FomentJosep Sánchez Llibre; y Pimec; Josep González; instituciones a las que estuvo ligado, como la Fira y sindicatos como CCOO.   

Visto por el movimiento independentista como representante de un 'establishment' que perdió el control de la Cambra tras las últimas elecciones en las que se impuso la candidatura de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), para otros supone un ejemplo de moderación. En su despedida, en junio, antes de que Joan Canadell accediera a la presidencia, afirmó que, junto con su equipo, trabajó por una Cambra «fuerte e independiente».

Bajo su mandato se consolidó la propiedad de la Casa Llotja en un proceso que comenzó en 1992 con su inscripción registral por parte del que entonces era presidente, Antoni Negre, y culminó en el 2010 con un dictamen del Tribunal Constitucional. También fortaleció las cuentas después de que bajo el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero desaparecieran las cuotas camerales obligatorias.

Gran labor

Canadell destacó ayer, en declaraciones a TV3, la «gran labor» de Valls al frente de una institución que, pese a las «diferencias» que mantenían, reconoció que ha dejado «saneada». Y admitió que «amaba a la Cambra y el entorno empresarial del país y luchó a su manera para que el tejido empresarial prosperara».

La consellera d’Empresa, Àngels Chacón, el departamento que regula las cámaras catalanas, admitió que tenían «discrepancias», pero valoró «la entrega y sinceridad» con la que desempeñó su labor. Una de las primeras en mostrar su duelo fue la alcaldesa de L’Hospitalet y presidenta de la Diputació, Núria Marín, para quien el fallecido «deja una huella profunda».

La figura de Valls fue puesta en valor tanto desde el PSC, con su líder Miquel Iceta o el primer teniente de alcalde de Barcelona, Jaume Collboni al frente, como desde Ciudadanos o el PP 

Nueva etapa

Tras dejar la presidencia de la Cambra, ilusionado y con ganas de seguir, la intención de Valls era continuar en contacto con el mundo internacional de las cámaras de comercio y mantener la presidencia de la MC Mutual.

A Valls, que también presidió el Consell de Cambres y fue vicepresidete de la Cámara de España, le llegó el estrellato casi en la sesentena, tras acceder a la presidencia de la Cambra, en cuyo pleno estaba desde 1996.

Entre 1998 y 2000 fue miembro del comité ejecutivo de la Fira de Barcelona, la organización que gestiona el centro de convenciones de Barcelona, y presidente de su comité económico e impulsor de la entrada del empresariado en la gestión de la institución ferial.