Ir a contenido

HISTORIAS MÍNIMAS

Coladas que dan para más

Fresh Laundry suma ya 68 lavanderías autoservicio en España e impulsa franquicias también para sus espacios de higiene de mascotas y módulos de lavandería transportables

Carme Escales

Coladas que dan para más

Roberto Haboba, emprendedor argentino afincado en Catalunya hace 20 años, aún recuerda muy bien lo que tuvo que escuchar cuando abrió su primera lavandería en Mollet del Vallès. «Todo el mundo me dijo que estaba loco, que me iba a ir mal». Era el año 2006 y, tal como él también admite, «es cierto que en aquel momento parecía extraño que un negocio así pudiera florecer. El público objetivo era básicamente gente con una corta estancia aquí, o con pocos recursos, sin lavadora en casa», explica.

Pero él no solo ponía la vista en aquella tipología de cliente, visualizaba ya lo que en otros países, no solo Estados Unidos, sino en toda Europa, empezaba a manifestarse: un cambio de hábitos. Primar el uso y servicio por encima de la adquisición de la máquina que lo brinda.

A partir de unos 80.000 euros se puede adquirir la franquicia de una lavandería física de la cadena Fresh Laundry

     «Hay mucha gente ahora que aprecia la comodidad de bajar la ropa, dejarla lavar y secar y subir la colada ya lista a casa. Hoy es un hábito extendido a todo el público», afirma Haboba, que acabó fundando la cadena de autoservicios de lavandería Fresh Laundry, evolución de su primer establecimiento en Mollet. En el 2012, inauguró una segunda lavandería en la calle de Diputació, 199, en Barcelona. A esta la vistió con más nivel estético, de alto standing, con servicio un poco más caro. La bautizó con el nombre de Splash y en el 2013 abrió una segunda lavandería de esta misma categoría en el barrio de la Sagrada Família (Sicília 348).

En paralelo, la cadena ha ido sumando hasta 68 lavanderías y ha puesto en marcha dos nuevas líneas de negocio. Uno es el Fresh Box, un módulo de lavandería transportable que se instala en 24 o 48 horas, para ubicar en lugares como gasolineras, parkings de centros comerciales o pistas de esquí. Ya hay ocho en funcionamiento y otros cuatro en fabricación.

Mascotas limpias

    Su tercer línea de negocio es el Fresh Animals, un local con todo lo necesario para lavar cada cual a su una mascota. «Consta de dos bañeras con pantallas táctiles y utensilios como el quitaolor del pelo, lavadora y secadora de prendas para animales y expendedor de productos para la higiene animal», describe Roberto Haboba. El primero se abrió a finales del pasado año, en la calle de Sepúlveda, 89, y el segundo está previsto que abra sus puertas antes de final de año en la plaza del Diamant.

    En las 68 lavanderías de la cadena (más de 50 en Catalunya) hay también una lavadora para prendas de animales. La configuración de los autoservicios varía, pero el modelo básico cuenta con 5 lavadoras, de 8, 13 y 17 kilos, y 3 secadoras de 17 kgs.

            Los tres tipos de negocio se pueden montar como franquicia. La lavandería física, a partir de 80.000 euros; el Fresh Box, por unos 60.000, y una franquicia de Fresh Animals se puede abrir con 50.000 euros aproximadamente. En su conjunto, Fresh Laundry facturó el pasado año 1,8 millones de euros.

Más tiempo y dinero

Optimizar el tiempo mientras se lava la ropa, comprando o tomando un café es práctica común de quienes se sirven de lavanderías autoservicio. Un estudio de Fresh Laundry reveló para una familia de 4 personas un ahorro de 16 euros por semana.