Ir a contenido

financiación

El Sabadell tituliza préstamos de consumo por valor de 1.000 millones

Se trata de una emisión con un interés al 7,4% dirigida a inversores institucionales

El Periódico

Oficinas del Sabadell en Sant Cugat.

Oficinas del Sabadell en Sant Cugat.

El Banc Sabadell ha firmado este viernes la constitución de "Sabadell Consumo 1", un fondo de titulización de préstamos  de consumo con titularidad de la misma entidad financiera con un valor neto contable de 1.000 millones de euros, y un tipo de interés medio de 7, 4% en la fecha de cesión, así como una vida media de dos años aproximadamente.

La totalidad de los bonos de titulización serán suscritos por inversores institucionales, nacionales e internacionales después de un proceso de reserva en el que la demanda ha excedido la oferta en más de tres veces.  Según pone de manifiesto el bano, esta operación generará una plusvalía de cerca de 80 millones de euros antes de impuestos, y por otro lado también supondrá un impacto positivo total en el ratio de capital Common Equity Tier 1 ('fully loaded') de 10 puntos básicos.  

El cierre definitivo, sujeto a la suscripción y desembolso de los bonos de titulización emitidos por fondos de titulización, supondrá la baja en balance de estos préstamos, con la consiguiente liberación de los activos ponderados por riesgo.

Mediante la titulización de estos créditos, que están activos --no son fallidos-- el Sabadell se garantiza el cobro previsto por adelantado mediante su venta. No obstante, se reserva la gestión de los préstamos, es decir, el cobro de nominal e intereses y se encargará posteriormente de la liquidación con el comprador.

La entidad ha llevado a cabo la venta siguiendo las directrices del Banco Central Europeo (BCE) que pide a los bancos alternativas para optimizar su capital.

Créditos fallidos

El banco presidido por Josep Oliu, además, ha puesto a la venta una cartera de créditos impagados concedidos a pymes y a particulares con un valor en torno a los 900 millones de euros. Se trata de préstamos sin garantías inmobiliarias procedentes del propio Banco Sabadell y de CAM que están completamente provisionados.

Según fuentes de la entidad financiera, la intención es cerrar la operación, asesorada por KPMG, antes de finales de año, para seguir limpiando el balance de la entidad.

Se trata de un último paquete de créditos fallidos que el banco ha puesto en el mercado. A lo largo de este año, se ha desprendido de activos que superar los 12.000 millones de euros de valor. El pasado mes de agosto, vendió su promotora inmobiliaria, SDIN Residencial, y varios activos, sobre todo suelos para promociones urbanísticas, al fondo Oaktree por 882 millones de euros.

Temas: Banc Sabadell