Ir a contenido

resultados

Repsol amortizará el 5% de su capital para premiar a sus accionistas

El consejero delegado asegura que lo repetirá el año que viene si el negocio sigue mejorando

La compañía se dispara el 6% en bolsa pese a ganar el 26,7% menos por la ausencia de extraordinarios

P. Allendesalazar

Repsol gana 1.133 millones a junio, un 27% menos. En la foto,  Antonio Brufau. / JOSE LUIS ROCA (VIDEO: EUROPA PRESS)

Repsol ha anunciado este miércoles que va a proponer a su próxima junta una mejora de la retribución a los accionistas a través de la amortización de un 5% del capital social, que según los datos de cotización del martes supondrá la recompra de títulos por valor de unos 1.000 millones de euros. Esa vía, fiscalmente más beneficiosa para los propietarios que el pago de un dividendo en metálico, incrementa el valor de las acciones, ya que el de la empresa se reparte entre un número menor de títulos, así como el porcentaje del beneficio que corresponde a cada acción. 

Los inversores han acogido el anuncio con una fuerte subida del 6,01% de la petrolera en bolsa, que le ha permitido mejorar su capitalización en casi 1.300 millones de euros en la sesión. Se trata de la mayor revalorización de la compañía en el mercado en tres años, desde el 29 de junio del 2016. Su consejero delegado, Josu Jon Imaz, ha argumentado a los analistas que la medida se ha tomado porque el flujo de caja de la empresa está siendo superior al previsto, ya que su plan estratégico se basaba en un precio del barril de petróleo de 50 dólares y actualmente ronda los 65 dólares. Además, ha asegurado que si la situación se repite el año que viene volverá a proponer a la junta una iniciativa similar para compensar a los accionistas por la pérdida de valor de los títulos entre el 2012 y el 2016.

La medida es paralela al plan de recompra de acciones que la empresa presidida por Antoni Brufau lanzó el año pasado para evitar que el cobro del dividendo en acciones en lugar de en metálico, opción elegida por el 72% de los propietarios, suponga una dilución del valor de los títulos. Todo ello va a obligar a Repsol a comprar en los próximos 12 a 14 meses, ha explicado Imaz, en torno al 15% de sus acciones para neutralizar el efecto dilutivo del dividendo en acciones de este año y el próximo, además de para afrontar la amortización extraordinaria anunciada. El ejecutivo ha precisado, eso sí, que este plan no pondrá en peligro "ni la flexibilidad financiera ni el crecimiento orgánico" (sin compras) de la compañía.

Crecimiento orgánico

La petrolera ganó 1.133 millones entre enero y junio, un 26,7% menos que un año atrás. La fuerte caída, con todo, se debe a que en el primer semestre del año pasado obtuvo unas plusvalías de 344 millones de euros por la venta de su 20% de Naturgy (la antigua Gas Natural), mientras que en los seis primeros meses de este año apenas ha registrado resultados extraordinarios. Sin estos impactos, su beneficio hubiera sido de 1.115 millones, apenas un 1,5% inferior al del mismo periodo del 2018.

Las medidas de ahorro de costes emprendidas en los últimos años han permitido a Repsol afrontar un semestre complejo por la caída del precio del petróleo (7% interanual en el de tipo 'brent', el más común en Europa), unos márgenes internacionales de la actividad de refino de crudo "extraordinariamente bajos" y con la producción de Libia suspendida. El área de exploración y producción aportó 646 millones de euros, el 0,2% menos, mientras que la de comercialización obtuvo un beneficio de 715 millones, un 6,2% menos. Las pérdidas de área corporativa bajaron un 11,2%, hasta los 246 millones.