Ir a contenido

COMPETENCIA

Bruselas multa con 242 millones a la americana Qualcomm

La Comisión Europea concluye que la compañía ha abusado de su posición dominante en el mercado al vender por debajo de coste

Silvia Martinez

El estand de Qualcomm en el Mobile World Congress.

El estand de Qualcomm en el Mobile World Congress. / PAU BARRENA (AFP)

La Comisión Europea ha impuesto una multa de 242 millones de euros a la multinacional estadounidense Qualcomm por “prácticas de fijación de precios predatorias” y “abuso de posición dominante” en el mercado de los llamados ‘chipsets’ de tercera generación (3G), que permiten la conexión de los teléfonos móviles inteligentes y las tabletas con las redes de telefonía móvil. “Son componentes claves para conectar los aparatos móviles a internet” y “Qualcomm ha vendido estos productos por debajo del precio de coste a clientes clave con la intención de eliminar a un competidor”, ha concluido la comisaria de competencia, Margrethe Vestager

Bruselas puso en marcha su investigación formal hace cuatro años, en julio de 2015. Desde entonces, los funcionarios de la dirección general de competencia del Ejecutivo comunitario han conseguido pruebas suficientes para concluir que la empresa estadounidense utilizó “prácticas de precios predatorias” entre los años 2009 y 2011 al vender determinadas cantidades de tres de sus unidades de ‘chipsets’ (circuitos integrados auxiliares) a Huawei y ZTE, dos clientes estratégicamente importantes, por debajo del coste con la intención de eliminar del mercado a Icera, su principal rival en aquella época. Esta empresa fue adquirida en 2011 por la empresa estadounidense Nvidia que terminó liquidando la división de ‘chipsets’ de base en 2015. 

“El comportamiento estratégico de Qualcomm evitó que hubiera competencia e innovación en este mercado y limitó las opciones disponibles para los consumidores en un sector con una demanda y potencial enorme para las nuevas tecnologías. Como es ilegal hemos multado a Qualcomm con 242 millones”, ha explicado Vestager quien ha animado a quien se sienta perjudicado por estas prácticas a acudir a los tribunales nacionales en busca de compensación.

Duración y gravedad

Según Bruselas, esta conducta tuvo lugar cuando la empresa británica Icera se estaba convirtiendo en un suministrador viable del producto que ofrecía una alto rendimiento en velocidad de datos y lo que convertía a Icera en una “amenaza creciente” para Qualcomm. La danesa también ha explicado que hace dieciséis años que la Comisión Europea no imponía una multa por este tipo de infracción. El montante de la multa, que representa el 1,27% de la facturación de la compañía en 2018, tiene en cuenta la duración y la gravedad de la infracción y pretende disuadir a otras empresas de utilizar este tipo de prácticas anticompetitivas. 

Qualcomm ya recibió una importante sanción en 2018 al ser multada con 997 millones de euros por abuso de posición dominante del mercado en relación a los ‘chipsets’ LTE al realizar pagos por la exclusividad de un cliente. Bruselas ha recordado que la dominancia del mercado no es ilegal como tal pero que las empresas tienen una “responsabilidad especial” para no abusar de su posición restringiendo la competencia.