Ir a contenido

energía renovable

Comienza el ensamblaje de las turbinas del proyecto Windfloat Atlantic en el Ferrol

Ser trata de la mayor turbina instalada hasta ahora en una plataforma flotante, que se ubicará 20 kilómetros mar adentro

Plataforma flotante del proyecto Windfloat Atlantic.

Plataforma flotante del proyecto Windfloat Atlantic. / REPSOL

El ensamblaje de la primera turbina del proyecto Windfloat Atlantic en su plataforma flotante ha dado comienzo en el puerto exterior de Ferrol. Es la mayor turbina que se ha instalado hasta ahora en una plataforma flotante.

El proyecto pertenece al consorcio Windplus, que es propiedad conjunta de EDP Renováveis (54,4%), ENGIE (25%), Repsol (19,4%) y Principle Power Inc. (1,2%).

Las tareas de fabricación transferencia de carga en el marco de este primer proyecto WindFloat se llevaron a cabo con éxito la semana pasada en Fene, y la plataforma ha quedado anclada en el muelle del puerto de Ferrol, donde se iniciará la instalación de la turbina eólica.

El ensamblaje tendrá lugar durante las próximas semanas de cara a preparar las operaciones que se realizarán en el mar y que están previstas para finales de verano, cuando la estructura flotante partirá rumbo a su destino final en la costa de Viana do Castelo (Portugal).

Las tres turbinas eólicas que conforman el parque eólico estarán montadas sobre plataformas flotantes ancladas al lecho marino y dotarán al complejo con una capacidad instalada total de 25 MW, el equivalente a la energía consumida por 60.000 hogares durante un año.

Asimismo, esta tecnología incluye grandes ventajas que la hacen más accesible y económica, como su ensamblaje en seco (en el puerto) mediante grúas estándar situadas en tierra y la utilización de métodos comunes de transporte marítimo, como remolcadores, en lugar de recurrir a buques de instalación 'offshore', que presentan un coste elevado.

El proyecto Windfloat Atlantic se está desarrollando con la ingeniería puntera de Principle Power, que permite la instalación de plataformas flotantes en aguas profundas —inaccesibles hasta la fecha—, donde se pueden aprovechar
abundantes recursos eólicos. El parque eólico se situará a 20 kilómetros de la costa de Viana do Castelo y a un calado de 100 metros de profundidad.