Ir a contenido

Función Pública

Cerca de 800.000 funcionarios interinos esperan que la UE obligue a España a hacerlos fijos

El TJUE responderá a dos cuestiones prejudiciales de un tribunal español sobre esta situación

Sara Ledo

Enfermeras del Hospital de Santa Tecla de Tarragona.

Enfermeras del Hospital de Santa Tecla de Tarragona. / JOAN PUIG

Cerca de 800.000 funcionarios interinos y temporales esperan que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) obligue a España a hacerlos fijos. El Tribunal Europeo debe pronunciarse a una cuestión prejudicial presentada por dos juzgados de Madrid, tras la demanda de tres trabajadores interinos y temporales del Servicio Madrileño de Salud que suman entre 12 y 18 años encadenando contratos temporales. Los tres piden su conversión a personal fijo y, aunque todas las sentencias hasta ahora han sido contrarias, la decisión de Bruselas puede ser trascendental para el resto. 

Para ingresar en la Administración Pública, se puede entrar como funcionario de carrera o laboral fijo -que entra por oposición- o como funcionario interino o laboral temporal -que ingresa a través de oposiciones sin plaza o de concursos públicos de mérito-. En España, hay cerca de 800.000 empleados interinos, algunos de los cuales llegan a alcanzar hasta 35 años de prestaciones de servicio con un contrato temporal, pero con la particularidad frente a los fijos de la constante amenaza de despido "libre y gratuito".

El abogado general de la Unión Europea debería pronunciarse este jueves a dos cuestiones prejudiciales planteadas por dos juzgados madrileños, pero finalmente no será hasta el 5 de septiembre cuando de su opinión. Después, entre finales de septiembre y principios de octubre, llegará la sentencia definitiva en la que se decidirá si se sanciona o no el abuso de temporalidad en la función pública mediante la obligación de hacerlos fijos (también podría establecerse una indemnización).

No obstante, el abogado Javier Arauz, que se encarga de la defensa de cerca de 5.000 casos como estos, defiende que la temporalidad continuada en la Función Pública contradice la directiva europea 1990/70/CE, relativa al trabajo temporal, que establece dos principios: la no discriminación en ninguna condición de trabajo entre el personal fijo y el temporal y la prohibición del abuso en la contratación temporal sucesiva. Y se aferra a esa normativa europea para advertir sobre una posible sentencia favorable. "La sentencia dará un importante varapalo a las administraciones de España porque es el único país de Europa que no aplica esta directiva", asegura.

Además, según Arauz, tampoco se cumple -al menos no hasta el momento- el Estatuto Básico del Empleado Público (EBEP) que en su artículo 10 obliga a convocar procesos selectivos todos los años, incluidas todas las plazas vacantes servidas por funcionarios interinos en dichas Ofertas Públicas de Empleo (OPEs). Así, según datos de este despacho de abogados, la temporalidad en el Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) asciende al 40,20%, con casos como el servicio de Urgencias del Hospital de Getafe o del Hospital Universitario Infanta Leonor que tienen un 100% de temporalidad. 

María Luisa

María Luisa Díaz es funcionaria interina en la administración de justicia desde hace 20 años. En concreto, los últimos nueve años como funcionaria de la Audiencia Nacional. Según ella, en Justicia, entre el 35-40% de los trabajadores están en régimen temporal y la mayoría llevan así entre 15 y 30 años. "Yo hago el mismo trabajo que cualquier funcionario de carrera, con la diferencia de que en cualquier momento te cesan y no tienes derecho a indemnización", explica. Con tres hijos, uno de ellos todavía en edad escolar y otra con una discapacidad intelectual, asegura que cada vez que estaba embarazada la cesaban. Ahora, su mayor preocupación son las plazas de oposición: "Yo necesito trabajar, en cualquier momento sale una plaza a concurso u oposición y me quedo sin trabajo y sin derecho a indemnización".

Domingo Sánchez

Domingo Sánchez Ruiz es uno de los denunciantes cuya demanda se ha elevado a Bruselas. En su caso es "interino de vacante pendiente de oposición al año siguiente o en dos" en el servicio de informática del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS), y así lleva así 10 años sin que "nunca, nunca" se llegase a sacar a concurso la plaza. Se queja de que en el SERMAS el 80% de los informáticos son interinos y la mayoría lleva así más de 20 años. "Yo tengo más de 50 años, sin hijos y vivo solo, hay quien está peor, pero pido una hipoteca y me dicen no, pido una excedencia para ser profesor de universidad porque estoy doctorado y me dicen que no", advierte.

Raúl Pérez

Raúl Pérez es el nombre ficticio de un médico de urgencias de la Comunidad de Madrid que se queja de que "nunca" ha habido una oposición para su posición. "Realizas el mismo trabajo que el resto de médicos pero por las tardes, noches y fines de semana y sin un sueldo base", explica. En su caso, al terminar la residencia (cinco años de especialidad) consiguió un "contrato de guardias" (para suplir a médicos mayores de 55 años en las guardias) porque se suponía que la persona que estaba no podía hacer guardias "pero esa persona no existía", apunta. 

Mercedes Carrillo 

Mercedes Carrillo trabaja en la Conserjería de educación de la Comunidad de Madrid como interina de educación especial. Tiene 55 años y lleva 17 haciendo esta función. "En el centro en el que trabajo, de 12 personas solo hay 1 fija, el resto somos temporales", explica y añade que en esta categoría el 75%-80% de los trabajadores tienen un contrato temporal. La última oposición fue en el año 1991 y desde entonces ni una. Ella tiene un contrato del año 2003 vinculado a una oferta del año 2000 según el cual está contratada "hasta que salga esa oferta, que nunca salió".