Ir a contenido

previsiones

El Gobierno prevé un récord de turistas extranjeros e ingresos este verano

Maroto estima que los visitantes se gastarán esta campaña 33.908 millones de euros, una cifra sin precedentes

El gasto por turista crece según el Gobierno, pese al tirón de destinos como Turquía o Egipto

Sara Ledo

España recibirá 29,6 millones de turistas este verano, según explica la ministra de Industria, Comercio y Turismo en funciones, Reyes Maroto. / VÍDEO: EUROPA PRESS

A pesar de la contracción en el número de llegadas del mes de mayo y de la experiencia del verano pasado, el Gobierno apunta hacia un nuevo "verano de récord para el turismo español". El ministerio de Industria, Comercio y Turismo augura que los ingresos del turismo crecerán entre julio y septiembre en 1.000 millones de euros (3,2%), hasta los 33.908 millones, una cifra sin precedentes, mientras que el número de turistas bordeará los 29,77 millones de récord alcanzados en 2017, con un crecimiento previsto del 1,7% respecto a 2018. Las previsiones no siempre se cumplen –el año pasado el Ejecutivo apuntó a una subida del 2,1% en las llegadas y estas cayeron un 2,2% y advirtió sobre un incremento del gasto del 4,1% y solo creció un 0,5%-, pero lo que no suele fallar son las tendencias que señalan hacia un cambio de modelo con un volumen de llegadas que se estabiliza pero con más gasto.

En los últimos años, España se había malacostumbrado. Ha crecido a pasos agigantados en número de llegadas, por la caída de sus principales competidores del Mediterráneo, a raíz de la inseguridad de la Primavera Árabe y del Estado Islámico. Sin embargo, el año pasado, mientras España recibió 800.000 turistas más que en 2017; Turquía elevó su cifra en 7 millones (hasta los 39,4 millones), Egipto en 2,75 millones (hasta los 11 millones de turistas) y Túnez en más de un millón (hasta un total de 8,3 millones de turistas). Y este año se mantiene esa tendencia, a la que se suma Marruecos, donde Meliá, Barceló o Riu están construyendo nuevos hoteles. ¿Es eso malo? 

Esta competencia es 'low cost' y ahí España no puede –tiene mayores costes-, ni tampoco quiere competir. Para la ministra en funciones de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, "España se tiene que diferenciar frente a destinos competidores en la calidad". "Si hay un turismo depredador que va a precio y se desplaza a otros destinos no tiene que ser mala noticia. Si queremos incrementar el gasto medio esta es la mejor noticia para proteger nuestro modelo turístico", explica el portavoz de la Federación Empresarial de Asociaciones Territoriales de Agencia de Viajes Españolas (Fetave), Vicente Pizcueta.

No obstante, España tiene muy concentrados a sus turistas y eso también es un problema: "Esos años llegó un volumen muy importante de turistas pero muy poco diverso", explica la profesora de Ostelea School of Tourism & Hospitality, María Martínez Iglesias. Así, España está expuesta a cualquier vaivén de sus principales emisores (Reino Unido, Alemania y Francia) desde su interés por la competencia hasta el Brexit, el buen tiempo en los países de origen o un menor dinamismo de su economía. 

Este verano, Reino Unido y Alemania liderarán las llegadas y el gasto, según el Gobierno, pero eso no implica crecimiento. Según las cifras de capacidad aérea –plazas programadas en los aviones- de los meses de junio, julio y agosto, los asientos de Reino Unido crecen un 2,3%, pero los alemanes retroceden un 11,8%. El país germano contrajo sus viajes a España el año pasado y, aunque se recuperó este comienzo de año (un 1,9% en los cinco primeros meses de 2019), a tenor de los asientos aéreos volverá a contraerse.

Algo similar ocurre con los países nórdicos: los asientos daneses retroceden un 16% hasta los 516.000; también los finlandeses, un 9,7%, hasta sumar 207.000; los noruegos retroceden un 7,2% y contabilizan 530.000 asientos, mientras que los suecos tendrán un 2,8% menos de asientos que el año pasado (588.000). Según el consejero delegado de Bravo Tours, una de las principales agencia de viajes en Dinamarca, la caída del mercado nórdico se debe "sin duda" al precio. 

Peder Hornshøj –que dirige otras compañías como Solresor en Suecia, Solia en Noruega y Matkavekka en Finlandia- explica que el 'boom' de la demanda ha encarecido el destino y los turoperadores, con la recuperación del Mediterráneo, han reducido los viajes y los vuelos a España. "Los turistas prefieren Grecia, Turquía o Egipto porque es entre 100 y 150 euros a la semana más barato que España", añade.

El objetivo del Gobierno y del sector es captar a los mercados lejanos que vienen más tiempo y dejan más gasto. 

Más turistas de Estados Unidos y China

Según la ministra de Industria, Comercio y Turismo en funciones, Reyes Maroto, este verano se comenzará a ver el resultado de las campañas promocionales realizadas por el Gobierno para captar turistas de los países que más gasto dejan. Es el caso, de Estados Unidos y, sobre todo, de China, que cuenta con cerca de 150 millones de turistas y apenas un millón de chinos llega cada año a España. Según Reyes Maroto este verano ambos países crecerán a un ritmo de "dos dígitos".

Según las cifras de capacidad aérea de Aena, facilitadas por Turespaña, entre junio, julio y agosto, Estados Unidos aumenta su capacidad aérea un 12,3%, mientras China la eleva un 7,2%. Sin embargo, mientras en el primer caso se alcanza el millón de asientos, en el segundo no llegan a rozarse ni los 150.000 asientos. El crecimiento de estos dos países no alcanza a sustituir la cuota de turistas que pierde España, pero su crecimiento es fundamental para el cambio de modelo hacia un mayor gasto se consolide en el tiempo.