Ir a contenido

Protesta laboral

Los transportistas denuncian hasta nueve años de salarios congelados frente al Salón de la Logística

Los trabajadores del sector de Barcelona, Girona y Lleida tienen los convenios vencidos y las negociaciones entre sindicatos y patronales no avanzan

Gabriel Ubieto

Trabajadores del sector del transporte de mercancías por carretera y de logística protestando frente el Salón Internacional de la Logística (SIL).

Trabajadores del sector del transporte de mercancías por carretera y de logística protestando frente el Salón Internacional de la Logística (SIL). / María Belmez (ACN)

Varias decenas de profesionales del sector del transporte de mercancías por carretera y de logística de las provincias de BarcelonaGirona Lleida se han manifestado en la mañana de este miércoles en la plaza Espanya de la capital catalana, donde estos días se está celebrando el Salón Internacional de la Logística (SIL). Los trabajadores denuncian hasta nueve años de salarios congelados, debido a que en tres de las cuatro provincias catalanas los transportistas operan con convenios vencidos y en situación de prórroga. En Barcelona hay, según cálculos sindicales, unas 15.000 personas afectadas. 

"En Barcelona los trabajadores han perdido de media el 8,5% de poder adquisitivo", denuncia el coordinador del sector de la carretera de CCOO de Catalunya, Juan Linero. En la provincia de Barcelona el convenio colectivo del sector lleva vencido desde el 2010, en Girona desde 2011 y en Lleida desde el 2017. Lo que provoca que, a excepción de Tarragona, donde se encuentra dentro de los plazos contemplados, el resto de trabajadores del sector estén regidos por salarios que no se actualizan.

Dichos convenios rigen a personal de oficinas, agencias de transporte y empleados de la logística, de almacenes como el de Amazon en El Prat. Quiénes no están regidos por dichos convenios son alrededor del 50% de los conductores de vehículos de transporte de mercancías, ya que en este sector abunda la figura del trabajador autónomo dependiente o TRADE.

"Nuestras líneas rojas es no alargar la disponibilidad de jornada de lunes a domingo, como pretenden las patronales del sector, conseguir unos incrementos acordes con lo que se pactó a nivel estatal [lo que contempla entre el 2% y el 3%] y una compensación suficiente por los años que llevamos con los sueldos congelados", explica el secretario de la región metropolitana de servicios de UGT, Luís Cabrera.

Unas líneas rojas que, según coinciden los sindicatos mayoritarios, todavía no ha puesto encima de la mesa de negociación la patronal y que son las responsables del bloqueo de las negociaciones. "Las posturas están bastante alejados", reconoce el secretario general de Transcalit, Eugenio Mañés. El mandatario de una de las patronales con mayor representatividad en el sector, no obstante, afirma que por la parte empresarial "hay una voluntad de acuerdo".

El próximo 4 de julio está prevista una nueva reunión de negociación para el convenio de la provincia de Barcelona y los sindicatos amenazan que, de no lograrse un acuerdo o se avanzara de manera significativa en las condiciones, se intensificarán las movilizaciones. Con la posibilidad de huelga general en el sector a partir de septiembre. 

Temas: Transportes