04 ago 2020

Ir a contenido

sector financiero

ING aspira a ser el banco que dé más hipotecas este año o el próximo

Su consejero delegado aplaude la nueva ley pese a hacer menos rentables los créditos para el sector

P. Allendesalazar

Sucursal de ING en Barcelona.

Sucursal de ING en Barcelona.

ING comenzó a dar hipotecas en España hace 15 años, pero en los últimos ejercicios ha apretado en este negocio y ya es el cuarto banco que más créditos para la compra de vivienda concede en el país, solo por detrás de CaixaBank, BBVA y Santander. Su cuota de mercado general es del 3%, pero en este segmento se elevó al 6,5% en el 2017, al 7,5% en el 2018 y al 9,5% en el primer trimestre del 2019. Y no se conforma. Su consejero delegado, César González-Bueno, ha anunciado este martes que su objetivo es ser la primera entidad este año o el que viene. "Es una aspiración interna, no una promesa", ha precisado.

Durante su intervención en un curso de la APIE y el BBVA en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, el ejecutivo ha explicado que su banco ha repercutido en parte a los clientes el aumento de los costes derivado de la decisión del Gobierno de que las entidades paguen el impuesto de actos jurídicos documentados y la mayor asunción de los costes de constitución del préstamo que incluye la nueva ley de contratos hipotecarios. Pero, ha precisado, solo lo ha hecho en parte y en cualquier caso el resto del sector ha hecho lo mismo.

"No he visto a nadie que no haya hecho algo de adaptación (del precio) y no he visto a nadie que la haya hecho entera. Marginalmente, las hipotecas son menos rentables que antes (para los bancos)", ha asegurado. Pese a ello, ha alabado de forma decidida la nueva norma que entró en vigor el domingo pasado: "Es buena porque da garantías al cliente, le protege, y es buena porque da más seguridad a los bancos". No está, ha explicado, de acuerdo en todo lo que fija, por ejemplo por la obligación de que pasen al menos 10 días entre la oferta final y la firma del crédito, pero en términos generales le parece "sanísima y buenísima".

El banquero ha explicado que el crecimiento de su entidad en hipotecas no se ha producido por precios o criterios de concesión más agresivos, ni tampoco porque la demanda haya aumentado más allá de un "poco". La clave, ha sostenido, ha sido la mejora del proceso interno de atención al cliente. Los ciudadanos, ha explicado, piden ofertas de hipotecas de media a tres entidades e ING ha logrado que cada vez más elijan su propuesta para la compra final.