Ir a contenido

Rebaja de impuestos

Foment pide para Catalunya la misma fiscalidad de Madrid

La patronal catalana propone a la Generalitat rebajar impuestos como el del IRPF o el de sucesiones para equipararse a los niveles de la capital española, una de las que menos gravan

Josep Sánchez Llibre considera que para hacer viables las reformas debe reducirse del 25% al 15% del PIB la economía sumergida, lo que afloraria 40.000 millones de euros anuales

Gabriel Ubieto

El presidente de Foment del Treball Nacional, Josep Sánchez Llibre.

El presidente de Foment del Treball Nacional, Josep Sánchez Llibre. / JOSEP GARCIA

Para competir con Madrid, Catalunya debe tener la fiscalidad de Madrid. Este es el mensaje que ha lanzado este jueves la patronal catalana Foment del Treball, exigiendo a la Generalitat de Catalunya una batería de rebajas fiscales para poder "competir" con los crecimientos de los últimos años de la capital española, que amenazan con desbancar a Catalunya como el territorio que más PIB aporta al conjunto de la economía española. Foment considera que para que dicha rebaja fiscal se viable y no vaya en detrimento de la “cohesión social” ha de realizarse de manera paralela a un plan de choque contra la economía sumergida, según ha remarcado su presidente, Josep Sánchez Llibre.

Foment ha presentado sus propuestas mediante un informe bautizado como “Per una fiscalitat competitiva” (Por una fiscalidad competitiva), en el que demanda al Govern que equipare impuestos como el del IRPF o el de sucesiones a los niveles de la Comunidad de Madrid, una de las más laxas con la actividad empresarial de toda España. El presidente de la patronal ha instado a las autoridades catalanas que reformen el sistema fiscal para que este sea una “palanca atractiva para captar inversiones y talento a Catalunya”.

Foment considera, tal como manifiesta en su informe, que Catalunya genera una imagen de excesiva carga a nivel fiscal de cara a las empresas comparada con otros territorios, mirando habitualmente a Madrid. "La imagen que transmite es de una menor fiscalidad", según reza el documento en relación a esta. La patronal catalana propone bajar el IRPF máximo del 48% actual al 43,5% y el mínimo del 21,5% al 18,5%, de manera progresiva para el resto de tramos y a unos niveles idénticos a los que se pagan actualmente en la capital española.

El informe de Foment también propone bajar el impuesto de sucesiones, que en Madrid es menor que la media, y apunta hacia el 5% para los familiares directos y el 10% para los indirectos. En la línea con antiguas reivindicaciones de la patronal catalana, Sánchez Llibre ha insistido en su presentación en la eliminación del Impuesto de Patrimonio, que ha calificado de “excepcional” y “confiscatorio”. Un impuesto que en la Comunidad de Madrid está bonificado al 100% por la administración autonómica. El informe de Foment, no obstante, no recoge el cálculo de cuánto dinero dejaría de ingresar la Generalitat si aplicara dichos ajustes.

La patronal catalana también considera "imprescindible" revisar los impuestos propios de la Generalitat, ya que Catalunya es la autonomía que más tributos propios tiene, 18 en total. Unos impuestos que desde Foment consideran que pecan de “ineficiencia”, ya que la recaudación en Catalunya “solo” es un punto superior (3,2%) respecto a la media de las 17 comunidades. Lo que, a su vez, evidencia que “la Generalitat ha tenido que recurrir a estos 18 tributos porque no tenemos un buen sistema de financiamiento”, ha delcarado Sánchez Llibre.

Contra la economía sumergida

La rebaja fiscal que propone Foment considera que es compensable con creces para las arcas públicas a través de un plan de choque contra la economía sumergida. Aflorar las actividades que no tributan es una de las prioridades que la patronal catalana considera que deberían tener las administraciones públicas y que haría viable la rebaja fiscal que pide la patronal. “Las administraciones tienen actualmente las herramientas para detectar y combatir estas bolsas de fraude”, ha declarado Sánchez Llibre.

Concretamente, Foment ha instado al Gobierno de Pedro Sánchez ha elaborar un plan estratégico a cuatro años con el objetivo de reducir hasta en 10 puntos la economía en “negro”, que actualmente han cifrado en el 25% del PIB español. Ello, según cálculos de la patronal, representaría aflorar unos 40.000 millones de euros anuales.