Ir a contenido

ALARMA EN EL SECTOR FARMACÉUTICO

Farmaindustria alerta de que las medidas propuestas por la AIReF ponen en peligro al sector

La patronal considera que el ajuste, que incluye la renegociación de los costes de los medicamentos, perjudicaría la investigación y el desarrollo de nuevos fármacos

Eduardo López Alonso

Compra de medicamentos con receta en una farmacia de Barcelona.

Compra de medicamentos con receta en una farmacia de Barcelona. / JORDI COTRINA

La patronal de la industria farmacéutica en España, Farmaindustria, considera que las medidas de ahorro en el gasto farmacéutico propuestas este jueves por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) "supondrían un grave daño" para su sector y un "claro perjuicio" para las inversiones en I+D biomédica. "A la larga, acabarían generando un grave daño en un ámbito clave para el futuro de cualquier país como es la investigación biomédica. Los autores del informe no han tenido en cuenta su impacto sobre el tejido productivo e innovador del país", lamenta la patronal a través de un comunicado tras la publicación de los resultados del estudio de 'Spending Review' de la AIReF sobre medicamentos dispensados a través de receta médica.

"De llevarse a cabo, las citadas medidas supondrían un importante daño, desde el punto de vista productivo, para la industria farmacéutica", ha opinado Farmaindustria, que resalta que España produce medicamentos por valor de 15.000 millones de euros y es el sector líder en I+D industrial en nuestro país, con más de un 20% del total, y que está a la cabeza en las exportaciones de alta tecnología, con un 25% del total. En opinión de la patronal, la falta de mimo de la Administración pone en peligro los 40.500 empleos directos del sector (que suman hasta 200.000 contando los indirectos e inducidos).

La propuesta de AIReF

La AIReF propone definir un nuevo sistema de precios de referencia en el que se considere la indicación terapéutica además del principio activo y extender el modelo andaluz de subasta de medicamentos a nivel nacional para mejorar la eficiencia y la equidad del Sistema Nacional de Salud (SNS). Según sus estimaciones, esta medida ahorraría hasta 1.000 millones de euros en gasto al sistema sanitario. También plantea aumentar la equidad del actual esquema de copago para ofrecer mejoras a la población activa con rentas más bajas y que tiene dificultades para acceder a los medicamentos. Para ello podría establecerse un sistema de límites de gasto según tramos de renta en el que la subvención pública del medicamento bajaría si la renta del enfermo es mayor. 

La AIReF sugiere también modificar la composición de la Comisión Interministerial de Precios de Medicamentos y Productos Sanitarios para corresponsabilizar a las comunidades autónomas en la toma de decisiones.

Defensa de la innovación

La patronal farmacéutica considera que estas propuestas "dejan de lado" los aspectos relacionados con la salud, la calidad de vida y el interés de los pacientes para "centrarse de forma exclusiva en la reducción de costes a corto plazo, sin reconocer los beneficios que los medicamentos innovadores suponen para la sociedad". "Además, ignora la complejidad del proceso de innovación, reduciendo los procedimientos de intervención de precios a un mero problema de obtener el precio más bajo posible a lo largo del ciclo de vida del medicamento, y obviando otros condicionantes críticos de una actividad administrativa tan importante como es la regulación económica del medicamento. En suma, propone un enfoque exclusivo sobre el coste, sin considerar la cualidad de inversión que tiene el gasto en medicamentos", resumen.

Pese a estas críticas, la patronal reafirma su "corresponsabilidad" con la eficiencia y la sostenibilidad del sistema sanitario público, y se muestra "siempre abierta al diálogo" con las distintas administraciones para encontrar soluciones a los retos que plantea el futuro del Sistema Nacional de Salud.

Evolución del gasto

Farmaindustria critica que las medidas de ahorro a corto plazo que plantea la AIReF en su documento "no tienen en cuenta la reducción que ha experimentado el gasto farmacéutico público en receta (en oficina de farmacia), que ha pasado de representar el 1,13% del PIB y una cuantía de 260 euros per cápita en el 2010 al 0,87% del PIB y 228 euros per cápita en el 2018". También lamentan que "ignora" un "indicador clave" para medir la eficiencia del modelo farmacéutico español: el tamaño del mercado fuera de patente. "No se menciona que, una vez que expira la patente, en España los medicamentos originales bajan al mismo precio que su genérico correspondiente, con lo que el indicador relevante en términos de eficiencia no es tanto el porcentaje de mercado que ocupan los genéricos cuanto el porcentaje de mercado de los medicamentos a precio de genérico, que en la actualidad alcanza el 82% de las dispensaciones de medicamentos de prescripción en oficinas de farmacia (datos del 2018)", defienden.

Farmaindustria apunta que el estudio, por otro lado, recoge un cúmulo de medidas que "pretenden afrontar un mismo problema y se acaban solapando e incurriendo en incompatibilidades entre ellas, sin hacer una evaluación comparativa de las mismas y sin respetar el principio de proporcionalidad que debe presidir toda regulación".