19 sep 2020

Ir a contenido

evolución de un sector en transformación

La demanda asiática y EEUU elevan la producción mundial de plásticos

El sector reivindica la necesidad de valorar el producto y darle nuevos usos

Eduardo López Alonso

Se estima que alrededor del 90% de los residuos plásticos que llegan por los ríos a los océanos provienen de los 10 ríos más grandes del mundo.

Se estima que alrededor del 90% de los residuos plásticos que llegan por los ríos a los océanos provienen de los 10 ríos más grandes del mundo. / The Image Bank

La producción mundial de plásticos continuó creciendo en el 2018, impulsada por Asia y los Estados Unidos, pero la producción en Europa se moderó, según un comunicado de la patronal europea PlasticsEurope. el martes. La producción mundial alcanzó el año pasado 359 millones de toneladas, el 3,2% más, frente al crecimiento del 3,9% del año anterior. Asia representa más de la mitad de la producción de plásticos, liderada por China, que representa casi un tercio (108 Mt).

A pesar de esta importante producción, el continente asiático sigue siendo "estructuralmente deficitario e importador", dijo Éric Quenet, director de Europa Occidental de PlasticsEurope. China ha continuado aumentando su capacidad de producción de plástico a base de carbón, y se espera que esta tendencia continúe, aunque el gigante asiático está tomando progresivamente cada vez más medidas para la reducción de emisiones. Las empresas más contaminantes están trasladando plantas a otras zonas de Asia.

Otra región en crecimiento es Estados Unidos, que continúa beneficiándose del desarrollo del gas de esquisto. Esta fuente energética hace las plantas estadounidenses más competitivas que europeas. Pero el aumento en el consumo interno estadounidense no es suficiente para absorber estas nuevas capacidades, por lo que es previsible que fomenten la exportación en los próximos meses. 

El fenómeno se ha visto reforzado por litigios comerciales más duros con China, y la producción estadounidense "se está encontrando cada vez más en el mercado europeo", dijo Quenet. En el 2018, las importaciones europeas desde Estados Unidos crecieron un 26% en volumen, según PlasticsEurope. "Lo sucedido en el 2018 se repite y se está fortaleciendo en el 2019, como resultado del empeoramiento de los litigios chino-estadounidenses", dijo Quenet. "Es una preocupación" y "tiene que tratarse a nivel europeo", dijo. "Nuestro mercado europeo permanece relativamente abierto con derechos de aduana aún relativamente moderados", dijo.

Mientras tanto, la producción de plásticos en Europa cayó el año pasado (-4,3%) después de un 2017 bastante fuerte, mientras que el consumo aumentó ligeramente en un 0,4%. En este contexto, Francia experimentó en el 2018 una "disminución brusca y amplificada" en la producción (-5,1%) en comparación con Europa, y el consumo también bajó (-2,6%), después de un año 2017 muy positivo. A partir de la segunda mitad del 2018 se registró una desaceleración de los pedidos.

Tendencias

Los fabricantes de plásticos se encuentran en una batalla para minimizar de la manera más rentable el impacto medioambiental de sus productos y convencer a la opinión pública de que el principal problema es el reaprovechamiento de los productos plásticos. En este sentido, ya se han hecho realidad innovaciones, como las tecnologías de reciclado avanzadas que permiten a la industria recuperar filmes impresos y envases que hayan contenido productos peligrosos para reciclarlos posteriormente y volver a utilizarlos como nuevos envases; o tramos de carretera asfaltados con una mezcla más resistente que el asfalto convencional elaborada con residuos de tapones, envases, perchas y neumáticos. También se trabaja para conseguir incorporar material reciclado en envases alimentarios con el reto de adecuarse a las exigentes medidas de seguridad que estos productos requieren. Las tecnologías más avanzadas del reciclado tienen un futuro muy prometedor, opina la patronal, donde el reciclado químico (que permite obtener de nuevo las materias primas) está llamado a ser la opción complementaria para conseguir una mayor circularidad de estos materiales.