PRIMER TRIMESTRE

CaixaBank, dispuesta a renunicar a despidos forzosos

La entidad ganó 533 millones hasta marzo, el 24,3% menos que un año atrás

Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank.

Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank. / MIGUEL LORENZO

Se lee en minutos

Nacho Herrero

CaixaBank ha trasladado a los representantes sindicales en la negociación del expediente de regulación de empleo (ERE) que está en marcha que está dispuesta a renunciar a despidos forzosos si se cierra un acuerdo global en el resto de temas, según ha afirmado este martes Gonzalo Gortázar, consejero delegado de la entidad. 

“Estamos dispuesto a que no haya extinciones forzosas si hay una acuerdo sobre todo el resto. Es el elemento que más ha preocupado y lo entiendo a nuestros representantes sindicales”, ha afirmado en la presentación de resultados del primer trimestre.

La entidad ganó en el primer trimestre de 2019 un total de 533 millones, una cifra que supone un descenso del 24,3% respecto al mismo periodo de 2018 y que Gonzalo Gortázar, su consejero delegado, ha achacado a “tres factores ajenos al negocio bancario”. De hecho  ha argumentado que sin ellos el resultado habría sido positivo en un 4,3%, un porcentaje que ha calificado de “adecuado”.

En la presentación de estos resultados en la sede social de València, Gortázar ha aludido para explicar la situación a “la no aportación de Repsol a la cuenta de resultados” tras la venta de casi toda su paticipación hace unos meses y por otro a dos movimientos del BPI portugués, un cambio en la clasificación contable del BFA y la venta de su participación en Viacer.

La entidad valoró el impacto de estos tres factores en 193 millones de euros pero Gortázar ha indicado que los tres movimientos y la venta de la cartera inmobiliaria a Lone Star en el último trimestres de 2018 mejoraran su situación global pues les hacen menos dependientes de factores externos como “el precio del crudo” y reducen las muchas cargas financieras que les suponían los inmuebles.

“Ahora el 96% de los ingresos viene de la actividad ‘core’ y eso nos permite tener la tranquilidad de que nuestros resultados irán o mejor dependiendo de nuestras actuaciones y también del entorno”

De hecho el consejero ha destacado que “lo más importante que hacemos todos los días es reforzar nuestra posición en el mercado y continuamos reforzando nuestra posición competitiva” y ha subrayado que han vuelto “a reducir ratio de mora hasta el 4,6%, muy por debajo del sector”. También ha dicho que espera bajar del cuatro por ciento a final del año.

Gortázar no ha querido avanzar si esos factores externos marcarán el año y ha recordado que esperan sus “ingresos del negocio bancario crezcan un 3%” y que los costes están sobre el 5% por el aumento en gastos de personal que les ha llevado a plantear un ERE pero también por una fuerte inversión tecnológica que les ha permitido, por ejemplo, introducir en algunos cajeros el reconocimiento facial.

Datos positivos 

El directivo ha destacado el crecimiento en estos primeros tres meses de casi once mil millones en recursos de clientes lo ha calificado de “muy importante” y aunque ha dicho que ha estado “ayudado por la buena marcha de los mercados una mayoría son nuevos recursos que entran”. 

Esos 10.981 millones suponen un incremento del 3,1% frente al 1,9 del sector. En este sentido ha destacado la captación de 350.000 nuevas nóminas, lo que les permite acercarse a los cuatro millones y doblar a sus competidores. 

Gortázar ha destacado que la cartera de crédito “crece por encima de la de nuestros competidores (un 0,9 frente al 0,1 de la media). Respecto a los créditos de nueva producción ha subrayado el incremento del 46% a las empresas pero también que dos de cada tres hipotecas las han concedido a tipo fijo, una apuesta de la entidad desde hace meses. 

Euribor y crecimiento 

Gortazar ha explicado que trabajan con el escenario de que el Euribor seguirá en negativo “más de lo que se preveía” pero ha recordado que lleva cuatro años así y que el sector “ha tenido una mejora sustancial en calidad del riesgo y rentabilidad”.

“Estamos preparados para seguir compitiendo en un entorno de tipos negativos. Preferiríamos una subida gradual porque una fuerte tendría otros problemas pero tenemos mucho que hacer y mucho que mejorar

Si las condiciones son mas complicadas tenemos que trabajar mas y los resultados serán algo menores”, ha avanzado.

De hecho, ha recordado que ya explicaron que sus previsiones estratégicas de rentabilidad bajarían del 12% al 10% en un entorno así. “Tenemos la obligación de seguir buscando palancas y actuaciones para compensar un entorno más desfavorables. Tiene un impacto medido, en todo caso hablamos de rentabilidades adecuadas”, resaltó.

El dirigente ha explicado que esperan que España crezca un 2,1% en este 2019 “y ligeramente por debajo en 2020 y 2021, son desaceleraciones pero al mismo tiempo crecimientos positivos”.

“Estamos sometidos a muchos riesgos, la guerra comercial, el Brexit... la lista es larga pero hace dos y tres años también había muchos que no se materializaron o lo hicieron en menos medida”, ha recordado. 

Castigo en la Bolsa

Como ya ocurrió en la presentación de los resultados globales de 2018, aunque en menor medida en esta ocasión, la presentación de resultados de la entidad se produjo mientras el valor de la acción, que subió un 2,8% el lunes, protagonizaba una caída que a mediodía era de más del 4%.

Gortázar ha señalado que era “un día negativo en el mercado” pero ha recalcado que “la Bolsa es soberana y hay veces que reacciona a corto plazo, nosotros tenemos que ajustar el timón pensando en nuestros accionistas a largo plazo”, ha explicado. 

Cuatro meses de negociaciones

Gortázar ha valorado  “positivamente” la marcha de la negociación sobre el ERE “porque me costa que todas las partes están haciendo esfuerzos y tratando de ver cómo llegar a un punto se encuentro”.

Pero Gortázar no ha querido entrar en la posibilidad de ampliar el calendario de reuniones para cerrar ese acuerdo, aunque tampoco lo ha descartado”.

“Llevamos casi cuatro meses de conversaciones y nos hemos fijado el objetivo de cerrarlo a mediados de mayo. Lo deseable es que lleguemos a un acuerdo con el maximo consenso y que sea pronto. Tiempo hemos tenido, nos hemos escuchado mutuamente, es complejo pero hay soluciones para llegar a tiempo, si no se puede, se replanteará”, ha señalado.

Gortázar ha realizado estas declaraciones en la presentación de resultado del primer trimestre y ha asegurado que “las cifras, que recogen un crecimiento fuerte de los gastos operativos, confirman que es necesaria”. 

“No nos inventamos algo que no fuera necesario y los resultados demuestran que tenemos que seguir trabajando en la eficiencia del banco”, ha apuntado. “La eficiencia recurrente se ha deteriorado y estamos en proceso de arreglarlo con esa negociación”, ha deslizado.

“Creo que lo conseguiremos pero nos quedan unos cuantos dias y noches, me temo”, ha señalado. 

Te puede interesar

El consejero delegado ha admitido que “si llegamos a un acuerdo tendrá un coste muy relevante”, ha descartado que exista algún tipo de colchón para afrontarlo y no ha desvelado si su impacto se concentraría sólo en este ejercicio. 

“No tenemos un colchón porque conceptualmente no es posible”, ha señalado antes de apuntar que el coste puede que se asuma “todo en el año o tendremos otro calendario”.