11 ago 2020

Ir a contenido

Sindicatos

El independentismo irrumpe con fuerza en el sector público catalán

La Intersindical-CSC queda cuarta en las elecciones sindicales entre los funcionarios de la Generalitat, con especial peso entre el colectivo de profesionales administrativos

Gabriel Ubieto

Participantes en una de las manifestaciones celebradas en Barcelona contra el juicio del ’procés’.

Participantes en una de las manifestaciones celebradas en Barcelona contra el juicio del ’procés’. / JORDI COTRINA

A la espera del inicio formal del maratón electoral de esta primavera, los trabajadores del sector público catalán están cerrando estas semanas su propio ciclo de elecciones. El pasado 27 de marzo se celebraron los comicios sindicales entre los funcionarios del Institut Català de la Salut (ICS), siendo estas las últimas elecciones sindicales entre el funcionariado. El gran protagonista en estas ha sido la Intersindical-CSC, que ha pasado de tener una presencia residual a ganar para el independentismo una posición de fuerza en el sector público. La 'cara B' la encarnan CCOO UGT, que han sufrido el desgaste de la primera línea y un contexto llamado 'procés'.

Todavía faltan algunos comicios del personal laboral de la administración, como las grandes plazas del departamento de Treball, Afers Socials i Famílies y Educació. En estos la 'Inter' no presenta candidaturas, lo que la dejará fuera de la Mesa General de la Función Pública, el órgano central de negociación con el Govern. "Nos faltan manos", cuenta su responsable de Función Pública, Roser Palol.

La central independentista ha multiplicado por 10 sus resultados entre los funcionarios de la administración de la Generalitat, quedando como tercera fuerza. Ha pasado de no tener representación a ser los terceros en la enseñanza no universitaria. Y ha multiplicado por cuatro sus resultados entre los médicos y sanitarios del ICS, quedando como cuarta central más votada. "Esta legislatura tenemos que demostrar que somos un sindicato fiable", afirma Palol.

No obstante, la vencedora entre el funcionariado ha sido otra Intersindical, la Intersindical Alternativa de Catalunya (IAC), con 267 de los 679 delegados escogidos entre administración, sanidad y educación. En las dos primeras áreas han aguantado la embestida del ciclón independentista, aunque en su principal feudo, la educación –cabe recordar que la escuela catalana ha sido arma arrojadiza en el debate político-, han ampliado diferencias. "Las demandas de organizaciones más participativas, transparentes y menos burocráticas también llegan al mundo sindical", considera el portavoz de la IAC, Marc Casanovas.

Fuentes de la IAC, CCOO, UGT y la 'Inter' divergen en los matices, pero coinciden en explicar el ascenso de este último sindicato mediante el mismo argumento: la situación política excepcional que vive Catalunya. El mundo sindical catalán no escapa a la lógica del 'procés'.

¿Quién es la Intersindical-CSC?

El cuarto sindicato con mayor representación entre el funcionariado catalán se funda como tal en el 1990, aunque no ha sido hasta hace unos meses que ha saltado a la primera línea. Su afiliación se ha duplicado en los dos últimos años, pasando de 1.800 miembros a 1 de septiembre del 2017 a 3.600 a 1 de marzo, según cifras de la propia central.

Esta organización, que se define como "independentista y de clase", comienza a ganar protagonismo días después del referéndum del 1 de octubre del 2017, cuando participa de las huelgas generales del 3-O y del 8 de noviembre. El acompañamiento desde el Govern de la Generalitat a dichas convocatorias se replicó en otros 'paros de país', como la última  huelga general convocada el pasado 21 de febrero, coincidiendo con el inicio de los juicios del 'procés'.

Las sinergias de la Intersindical-CSC, tanto internas como externas, con las entidades del mundo independentista son claras y variadas. Una de las caras visibles de la 'Inter' durante la huelga del 8 de noviembre, impugnada por Foment del Treball, fue Marc Sallas, actualmente miembro del secretariado nacional de la ANC. Esta organización hizo campaña activa durante las elecciones sindicales a favor de la 'Inter'.

El 'expresident' de la Generalitat Carles Puigdemont también quiso felicitar a través de su cuenta de Twitter a la 'Inter' por sus primeros resultados entre el funcionariado de la administración catalana. "Cuando la patronal se alegra del resultado de las elecciones algo no va bien", reflexiona el responsable de función pública de CCOO, Joan Maria Sentís.

Otros miembros del actual secretariado nacional del sindicato fueron o son miembros de la CUP, como Maria Teixidor, Ester Rocabayera o Isabel Obenza. Su actual secretario general, Carles Sastre, cerró las listas de esta formación por Lleida en las autonómicas del 2012 y es un histórico de Terra Lliure.

CCOO y UGT pierden terreno

Los grandes damnificados por la irrupción de la Intersindical-CSC han sido CCOO y, con menor intensidad, UGT; los sindicatos que firmaron con el Govern el retorno de las pagas extras retiradas. "El bloque con CCOO ha de ser ahora más fuerte que nunca", opina la representante de UGT, Encarna Fernández. El aumento de participación en los comicios sindicales, sin dispararse más allá del 50%, lo ha capitalizado la 'Inter'. 

Ha sido en sanidad donde CCOO ha sacado mejor resultado, quedando como primera fuerza. También ha sido donde peores resultados ha sacado la 'Inter'. "La cultura sindical es distinta, impera más la lógica laboral que la política", reflexiona Sentís.