Ir a contenido

cuentas públicas

El Govern destina 814 millones a subir los salarios públicos

El suplemento de crédito se financiará con el déficit autorizado y la actualización de los anticipos del modelo de financiación

Aragonés acusa al Gobierno de "jugar" con el calendario y el pago del dinero que adeudan a la Generalitat

Agustí Sala Xabi Barrena

El Govern destina 814 millones a subir los salarios públicos

814 millones de euros. Ese es el importe del suplemento de crédito aprobado este martes por el Govern para financiar la subida salarial para el personal público y pagar el 40% pendiente de la paga extra del 2013, tal como se acordó con los sindicatos para este año. El Ejecutivo catalán recurre al artículo 39 de la ley de finanzas públicas de Catalunya, que permite este tipo de medidas cuando hay ·algún gasto que no se puede aplazar al ejercicio siguiente y para el cual no existe el crédito adecuado o es insuficiente y no ampliable". 

El Ejecutivo catalán recurre a este decreto ley, que luego deberá ser convalidado por el Parlament, al operar con los Presupuestos del 2017 prorrogados. Eso impide aumentar el volumen de gasto previsto para ese ejercio a pesar de que los ingresos han subido durante este periodo. Esa suma no puede pagarse con los 225,7 millones de la partida DD09 de los Presupuestos para "otros gastos de personal".  

¿Cómo se financiará esta dotación para cubrir este coste total de 1.039,60 millones? Para pagar esta cuenta el Govern cuenta con el déficit autorizado para este año y con financiación reconocida (el 0,1% del PIB o 241 millones del fondo de facilidad financiera, al que se pudo sumar Catalunya este ejercicio con el objetivo de déficit), así como la actualización del anticipo a cuenta del modelo de financiación autonómica, con 875 millones adicionales, hasta 19.000 millones.

El aumento de salarios, del que se beneficiarán también los altos cargos del Govern, acumula un alza del 5% ya que cuando se aprobaron las cuentas catalanas del 2017 el Estado aún no había aprobado el incrmento de ese ejercicio. Además, al tener los presupuestos prorrogados en el 2018 y 2019 tampoco se han incorporado esos ejercicios y se trata de aumento sel 1% en el 2017, del 1,95% en el 2018 y del 2,25% en el 2019.

Segúnb las estimaciones del Ejecutivo catalán, la devolución del 40% de la extra del 2013 tiene un coste de 215 millones. Además hay que sumar otros 359,9 millones por los incrementos salariales del 2017 y 2018 y 315,9 millones por los del 2019, incluyendo el personal universitario y del conjunto del sector público.   

Además está previsto devolver el 40% de la paga extra del 2013, tal como acordó el Govern tras pactarlo con los sindicatos y fue ratificado luego por el Parlament. Para este año está previsto devolver de manera inmediata el 10% de esa cantidad. El otro tramo del 30% se liquidará durante el ejercicio. Los funcionarios catalanes son los únicos de todas las autonomías que aún no han recuperado ni un euro de la paga extra del 2013 y del 2014.

La totalidad de las pagas pendientes se irá retornando progresivamente en cuatro años. El pacto de las centrales y la 'conselleria' de Polítiques Digitals i Fució Pública contemplaba el retorno del 60% restante de la extra del 2013 durante el 2020 y la correspondiente al 2014 entre el 2021 y el 2022.

A su vez se articulará un plan de contingencia en el que todos los departamentos deberán definir los gastos ineludibles y aparcar los que no se consideren prioritarios y que podría aprobarse por el Govern la semana que viene. 

"El Govern, gobierna"

En la rueda de prensa posterior al Consell de Govern, Aragonés sacó pecho de que "mientras el Gobierno del PSOE se lanza a la campaña electoral y algunos grupos del Parlament", los que no apoyaron las cuentas de la Generalitat, "hacen lo mismo, el Govern, gobierna". El vicepresidente recordó que este aumento 'de facto' del presupuesto supone la primera parte del plan de contingencia derivada de la falta de unos presupuestos aprobados para el 2019. La segunda parte se conocerá en fechas próximas y será, evidentemente, de carácter social. Es decir, la versión catalana de los 'viernes sociales' con que el el Gobierno del PSOE adereza la espera hasta la llegada de la campaña electoral.

Aragonés no se ahorró críticas al Ejecutivo del PSOE. En cuanto a las partidas que el Estado adeuda a la Generalitat, en virtud de los adelantos poco nutridos de ejercicios anteriores, el vicepresdiente recordó que son importes que deben satifacerse por ley. "El Gobierno juega con el calendario, de manera electoral", sentenció Aragonés, recientemente reincorporado a la actividad tras su baja de paternidad.