120 millones de ganancias

Indra redujo el 6% el beneficio neto en el 2018

Sede de Indra en Alcobendas, Madrid.

Sede de Indra en Alcobendas, Madrid.

Se lee en minutos

El grupo tecnológico Indra obtuvo el año pasado un beneficio neto de 119,8 millones de euros, lo que supuso una caída del 6% respecto del ejercicio anterior. La compañía explicó en un comunicado a la CNMV que el resultado neto del grupo se vio afectado por los menores ingresos extraordinarios por el alza de impuestos en Brasil (cerca de 20 millones de euros). Al margen de ese dato, la tecnológica española registró incrementos en los ingresos, la contratación, la cartera de pedidos y el resultado bruto de explotación. También redujo deuda. Destacó especialmente el tirón de su negocio de transporte, que vuelve al crecimiento y la rentabilidad.

El beneficio bruto de explotación (ebitda) creció un 10 %, hasta 293 millones de euros, mientras los ingresos ordinarios ascendieron a 3.103,7 millones, lo que supone un incremento del 3 %, ha comunicado este jueves el grupo a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La contratación neta de Indra repuntó un 9% en el 2018 en moneda local (un 6% más en reportado), con crecimientos tanto en Transporte y Defensa (T&D) como en Minsait (TI), con incrementos del 8% y del 10%, respectivamente. Destacaron los crecimientos en la contratación en España, del 17%, y América, del 15% en moneda local, principalmente por la aportación de las adquisiciones (Telecom, Paradigma y Advanced Control Systems).

También creció la contratación en Asia, Oriente Próximo y África, el 1% en moneda local), mientras en Europa se produjo un descenso del 10%, por la caída registrada en el proyecto Eurofighter y por el difícil comparable frente al 2017 en el negocio de Tráfico Aéreo (ATM).

En cuanto a los ingresos por áreas geográficas, destacan de nuevo España, con una subida del 12%, representando un 50% de las ventas totales, y de América, una del 4% en moneda local (20% del total), impulsados por la aportación de las adquisiciones y por el propio crecimiento orgánico en ambas regiones.

Las ventas en Europa también crecieron, un 3% en moneda local y representan un 16% de las totales, mientras en Asia, Oriente Próximo y África descendieron el 7% en moneda local y suponen un 14% el total, debido al difícil comparable respecto al año anterior por el negocio de elecciones (excluyendo este negocio las ventas habrían crecido en torno a dígito medio simple).

Te puede interesar

El flujo de caja libre generado en el 2018 ha sido de 168 millones, el 19% inferior a los 186,5 millones del 2017. La deuda neta se redujo hasta 483 millones de euros en diciembre del 2018 frente a los 588 millones de un año antes y el nivel de apalancamiento se sitúa en 1,6 veces el ebitda de los últimos 12 meses frente a las 2,2 en el 2017.

El coste medio de la deuda bruta se situó en el 2%, lo que supone una mejora de 0,2 puntos porcentuales respecto al 2017. Las previsiones de Indra para el presente ejercicio apuntan a unos ingresos de 3.104 millones de euros y un flujo de caja libre superior a 100 millones antes de la variación de capital circulante. Al cierre del 2018, la plantilla del grupo estaba formada por 43.707 empleados, lo que supone un crecimiento del 9% con respecto al año anterior.

Temas

Indra