Ir a contenido

comicios

Crous y Torres sellan un pacto a 8 años para la Cambra de Comerç

Los dos empresarios unen sus candidaturas y negocian incorporar al lobi de mujeres '50 a 50'

El cartel que forman de los dos patronos se batirá con el de Ramon Masià y Carles Tusquets

Olga Grau Agustí Sala

Enric Crous

Enric Crous

La precampaña a las elecciones a la Cambra de Barcelona es un auténtico hervidero. Enric Crous y José María Torres, que habían presentado candidaturas por separado, han sellado un acuerdo para concurrir de forma conjunta a las elecciones a la Cambra de Comerç de Barcelona en mayo próximo.

El pacto, que se presentará públicamente este viernes, supondrá la creación de una candidatura potente con la vocación de ganarle la partida al financiero Carles Tusquets y al abogado Ramon Masià, que también concurren a los comicios con sus propias listas.

Se trata de «una propuesta no presidencialista y más participativa, con el máximo de mujeres posible y que apuesta por la paridad en el comité ejecutivo», según fuentes conocedoras del acuerdo.

El pacto es para ocho años. De hecho, está previsto que, en caso de ganar las elecciones, antes de finales del mandato, dentro de cuatro años, Torres recibirá el testigo como presidente y concurrirá a los siguientes comicios con el apoyo de la candidatura actual, según fuentes conocedoras del acuerdo.

Crous y Torres negocian incorporar al lobi de mujeres '50 a 50' que trabaja para que haya paridad en el pleno de la institución. El lobi de mujeres está todavía negociando los flecos y existe una batalla interna porque hay mujeres que prefieren mantener la neutralidad y negociar después de que se hayan celebrado las elecciones y otras que quieren ya dar su aval explícito a la propuesta de Crous y Torres.

Tanto es así que, de no clarificarse el tema en las próximas horas, es posible la candidatura Crous y Torres no anuncien hoy el aval de este lobi de empresarias.

El apoyo de Pimec ha sido decisivo para aupar a José María Torres al frente de la candidatura a la Cambra y también en la fusión con la de Crous, empresario histórico de la empresa Damm. Este sería el presidente, Torres sería vicepresidente primero y una mujer podría ocupar la segunda vicepresidencia de la Cambra, aunque este último punto está todavía muy abierto. Se ha especulado incluso con el perfil de Martina Font, propietaria de la empresa del sector del cartón Kartox.

El apoyo del colectivo '50 a 50' se sustanciaría a cambio de una presencia de, como mínimo, el 40% de mujeres en el pleno de la Cambra. Ese puede ser uno de los puntos más difíciles de cumplir porque cada asiento representa a una empresa, no a una persona, según fuentes consultadas.

Comisión ejecutiva

Al margen de si se cierra un pacto con este lobi, los candidatos defienden que la comisión ejecutiva de la Cambra, el órgano que realmente toma las decisiones, esté formado al 50% por hombres y mujeres. Es un punto que el grupo de empresarias también defiende.

La unión de dos candidadutas se produce cuando Ramon Masià presentó formalmente ayer  su candidatura y el financiero Carles Tusquets hará lo propio el viernes de la semana que viene. El periodo para inscribir candidaturas va del 12 al 25 de febrero. Las elecciones serán el 8 de mayo, si bien para el voto remoto serán entre el 2 y 7 de mayo.

Según la normativa de la Conselleria de Empresa, los comicios serán mediante voto electrónico, algo que puede peligrar a raíz de una orden que anunció el Ministerio de Industria, pese a que las cámaras son competencia autonómica.

Transparencia

Crous aseguró cuando presentó su candidatura que se iba a rodear de un equipo de 40 personas sin etiquetas y cuyo compromiso es la transparencia en la gestión y la credibilidad de sus integrantes. Dejó el cargo de consejero delegado de Cacaolat el pasado 31 de enero y también el de adjunto a la presidencia de Damm con el fin de centrarse en las elecciones a las Cambra.

Torres, por su parte, preside el grupo de telecomunicaciones Numintec y cuenta con el apoyo, entre otros, de la patronal Pimec. Se presenta como representante de las pymes y los autónomos con una oferta dirigida a convertir el organismo cameral en «la casa de las empresas» y recuperar su papel como facilitadora de la internacionalización de las compañías.

La candidatura de Crous y Torres se presenta como renovadora y ve la de Tusquets como la continuista, mientras que Masià se presenta como el candidato de la pequeña y la microempresa catalana.

A las candidaturas que se conocen se podría sumar la de representantes de la Assemblea Nacional Catalana (ANC). De confirmarse este extremo, además de en las de Barcelona y la de Reus, las únicas a las que hasta ahora concurre más de una candidatura, deberían celebrarse elecciones en las otras 11 cámaras catalanas (Girona, Sant Feliu de Guíxols, Palamòs, Manresa, Terrassa, Sabadell, Tàrrega, Valls, Tarragona, Lleida y Tortosa). 

'50a50' es un movimiento que preside Anna Mercadé y que reclama la paridad entre hombres y mujeres en las instituciones públicas catalanas y en las organizaciones públicas y privadas de la empresas.

Las elecciones a la Cambra, que preside Miquel Valls desde el 2002, llegan más de ocho años después de que se celebrasen los últimos comicios a esta corporación de derecho público. Durante este tiempo, se ha demorado su convocatoria al no existir una norma catalana para regular las cámaras de comercio que, además ha tropezado con alguna impugnación judicial.