Ir a contenido

UN 15% MÁS DE CONTENEDORES

Port de Barcelona volvió a registrar un año de actividad récord

La infraestructura portuaria ganó 53,7 millones en el 2018, el 8% más, en un entorno de crecientes incertidumbres e inversiones pendientes

La presidenta, Mercè Conesa, insta a avanzar en la autonomía portuaria ante la posible obligación de pagar el impuesto de sociedades exigido por Bruselas

Eduardo López Alonso

José Alberto Carbonell y Mercè Conesa. 

José Alberto Carbonell y Mercè Conesa. 

Nuevo récord de actividad en Port de Barcelona. El tráfico de mercancías volvió a registrar un crecimiento positivo pese a acumular ya varios años de bonanza y volvió a consolidar su posición como principal puerto de entrada de los mercados asiáticos en Europa, pero con grandes retos de futuro pendientes en términos de conectividad de la infraestructura con otros medios de transporte (intermodalidad). 

Port de Barcelona ganó 53,7 millones de euros en el 2018, un 8% más que en el año anterior, y canalizó 67,7 millones de toneladas de tráfico total, cifra que supuso un incremento del 10% respecto del 2017 y que marca un nuevo récord en la serie histórica de la entidad. La cifra de negocio llegó a los 173,5 millones, un 4 % más que en el ejercicio anterior. Port de Barcelona redujo su endeudamiento a largo plazo el 30%, tras la cancelación anticipada de 66,3 millones de euros en préstamos suscritos con el Banco Europeo de Inversiones. 

La presidenta de Port de Barcelona, Mercè Conesa, destacó  este lunes en rueda de prensa que el 2018 fue un buen año y que el 2019 será también "positivo", pero reconoció  que el ritmo de crecimiento "no tendrá tanta fuerza este año como en los dos anteriores", como consecuencia de las incertidumbres en torno al comercio internacional, principalmente China que concentra gran parte de la actividad de transporte de contenedores de mercancía. El director general del Port, José Alberto Carbonell, calculó que uno de cada cuatro contenedores que pasan por el puerto tiene como origen o destino China. 

El pasado año, el transporte de contenedores fue uno de los indicadores más positivos, al alcanzar los 3,4 millones de Teus (contenedores de 20 pies), con un crecimiento del 15%, o el de los cruceros, que llegó a los tres millones de pasajeros transportados, un 12% más. 

Sobre la intención de Bruselas de eliminar la exención del impuesto de sociedades a los puertos, Conesa advirtió de que una medida semejante comportaría revisar la aportación de Port de Barcelona a Puertos del Estado, de unos 11 millones de euros al año, y la aplicación de autonomía tarifaria reclamada repetidamente por el puerto en los últimos años. Conesa reconoció que es posible que si Bruselas considera que la exención del impuesto es una ayuda ilegal de Estado, el pago tenga efectos retroactivos. La autonomía en la fijación de tarifas es, según Conesa, un paso necesario para poder competir con otros puertos europeos.

Los espectaculares resultados de Port de Barcelona en los últimos años podrían ser algo peores en los próximos años ante los efectos de un enfriamiento de la actividad comercial si la situación en China y el comercio internacional empeora. Por contra, el acuerdo comercial firmado por la UE con Japón por el que se reducen los aranceles a partir de este año debería tener efectos positivos, aunque Carbonell no se aventuró a hacer previsiones.  

La gestión de Conesa al frente de Port de Barcelona debe centrarse en los próximos meses en la negociación de las condiciones adecuadas para mejorar las capacidades de crecimiento de la infraestructura, especialmente en lo que a mejora de las conexiones de transporte se refiere. La negociación de Conesa con el Gobierno deberá fijar cuanto antes un documento de compromisos para la planificación urbanística y técnica que desarrolle los planes de ampliación del 2007, que comportaban la construcción de una autovía de cuatro carriles y una línea ferroviaria de dos vías y ancho mixto que coincidirán a distintas alturas al menos durante un kilómetro de recorrido. Una obra compleja pero que supondrá un empujón definitivo para la conexión del puerto con el resto de España y especialmente Zaragoza. 

Además de China, otros países registraron un gran dinamismo en su comercio con el puerto como Argelia (con un incremento del 45%), gracias principalmente a las exportaciones que salen de la fábrica de Seat en Martorell, EEUU (18%), India (4,4%) o México (12,6%). El tráfico de vehículos fue uno de los poco que disminuyó respecto al 2017, ya que el año pasado se transportaron 810.218 unidades, un 3% menos. La razón principal de esta tendencia, según Conesa, es la nueva normativa europea de homologación de consumo y emisiones o la incertidumbre creada con el anuncio de prohibir a partir de 2040 los vehículos más contaminantes.

Durante el 2018, el Puerto de Barcelona recibió un total de 4,4 millones de pasajeros, cifra que marcó un nuevo máximo y un 8,6% más que el año anterior. De ellos, 3 millones fueron cruceristas, con un crecimiento del 12%, con un importante impulso de los pasajeros de puerto base, que inician o acaban su crucero en la ciudad. Por primera vez, el mes que más pasajeros de cruceros registró la ciudad en el 2018 fue octubre y no agosto.