Ir a contenido

ALIMENTACIÓN

Freixenet reestructura su cúpula y nombra a Bonet presidente de honor

Pedro Ferrer, consejero delegado de la firma junto a Andreas Brokemper, también será vicepresidente de la compañía

Salvador Sabrià

José Luis Bonet, presidente de Freixenet y de la Cámara de Comercio de España.

José Luis Bonet, presidente de Freixenet y de la Cámara de Comercio de España. / EFE / Pedro Puente Hoyos

Freixenet ha reestructurado su cúpula tras varios meses de funcionamiento de la alianza con el grupo alemán HenkellJosé Luis Bonet, hasta ahora copresidente de la empresa, pasará a ser presidente de honor del grupo, cargo que compartirá con José Ferrer Sala, y la presidencia del consejo de administración recaerá exclusivamente en Albert Christmann, procedente de HenkellPedro Ferrer, consejero delegado de la firma junto a Andreas Brokemper, ha sido nombrado vicepresidente de la compañía. Además, José María Ferrer, hijo de José Ferrer, entra en el consejo de administración. De esta manera se ajusta la dirección y los máximos cargos del grupo al reparto de poder entre las familias accionistas de Freixenet que se quedaron en la empresa, y los dirigentes de la alemana Henkell que compró el 50% del capital al resto de antiguos accionistas de Freixenet.

Las decisiones se han tomado en la segunda reunión del consejo de administración en su sede de Sant Sadurní d’Anoia. Bonet, además de sus nuevos cargos, seguirá siendo accionista de Freixenet, firma a la que está vinculado desde hace 53 años. Pedro Ferrer ocupará el cargo de Consejero Delegado junto a Andreas Brokemper, quien también es Consejero Delegado en Freixenet S.A., así como el portavoz de la junta directiva de Henkell Freixenet.

Según la compañía, una vez completada la nueva estructura directiva, Freixenet y Henkell "continurán con su objetivo de consolidar el posicionamiento del grupo como líder mundial del sector de los vinos espumosos, así como seguir su crecimiento conjunto".

Los nuevos máximos directivos ejecutivos de la alianza valoraron la gestión realizada por Josep Lluís Bonet y José Ferrer, a los que atribuyeron el auge y la expansión de la empresa, a nivel nacional e iunternacional. Bonet consideró "un privilegio tener este nuevo cargo y permanecer vinculado a una compañía que he visto crecer durante tantos años para convertirse en una referencia mundial en el mercado de los vinos espumosos”.

Además de los cargos citados, también forma parte del consejo de administración del Grupo Freixenet  Demetrio Carceller, presidente y primer accionista del grupo Damm, entre otras empresas. El comité ejecutivo está dominado por representantes de Henkell.

De esta manera, la nueva estructura directiva de Freixenet queda conformada por dos presidentes de honor (José Ferrer Sala y José Luis Bonet), un consejo de administración formado por cinco miembros (Albert Christmann, presidente; Pedro Ferrer, vicepresidente; Andreas Brokemper, Demetrio Carceller; y José María Ferrer) y un comité ejecutivo integrado por Pedro Ferrer y cinco directivos de Henkell: Andreas Brokemper, Thomas Scholl, Bernd Halbach, Frank van Fürden y Eberhard Benz. 

Temas: Freixenet