17 feb 2020

Ir a contenido

En Catalunya

Las prácticas ganan peso como vía para pasar de una FP a un empleo

El Departament de Ensenyament se muestra parcialmente en contra de la reforma planteada por Gobierno, que quiere obligar a cotizar a todos los becarios

Gabriel Ubieto

Formación profesional en Seat.

Formación profesional en Seat.

La formación profesional continúa siendo en Catalunya sinónimo de empleabilidad. Así lo revelan los datos del informe anual de inserción elaborado por el Departament de Ensenyament y el Consell General de Cambres de Catalunya y presentado este miércoles. Este constata que más de uno de cada dos (55,1%) de los graduados en un ciclo de formación profesional se encuentra actualmente trabajando, 0,6 puntos más que los de una promoción anterior. Fabricación mecánicainstalaciones mantenimiento sanidad son los oficios con más fluidez para encontrar empleo. La temporalidad y los bajos sueldos, son la 'cara B' de dicho empleo.

Esta encuesta anónima, enviada a las 42.092 personas que se graduaron en la promoción 2016-2017 de un grado de formación profesional, ya sea medio, superior o dual, también destaca el papel creciente de las prácticas como trampolín desde el que saltar al mercado laboral. Concretamente, en el 2018 el 25,5% de los graduados con empleo declararon haber encontrado ese trabajo en la misma empresa donde habían realizado las prácticas.

Este porcentaje va al alza y es la primera vía de acceso al mundo laboral, ya que en el 2010 no alcanzaba el 20%. Por el otro lado, la agenda de contactos pierde peso, puesto que en el 2010 el número de estudiantes ocupados que encontraban trabajo por esa vía superaba el 25% y en el 2018 era de entre el 15 y algo más del 20%, dependiendo del ciclo.

Y ello va de la mano con el valor de la experiencia en la empleabilidad. O más bien la falta de ella, que es el principal motivo que aluden los estudiantes de formación profesional por el que no consiguen encontrar trabajo. Entre el 33,2% y el 35,1%, dependiendo del tipo de estudio.

No solo los datos de empleo lo corroboran, sino que los propios estudiantes cada vez más asocian formación profesional a empleo. El 81,9% de los graduados en ciclos formativos considera que estos les han ayudado efectivamente a encontrar trabajo. Una tendencia al alza y que ha aumentado más de ocho puntos en cinco años.

La Generalitat, preocupada por la reforma del Gobierno

El Departament de Ensenyament ha publicado este informe anual coincidiendo con la reforma en curso que el Gobierno está preparando para las prácticas universitarias y en la formación profesional. Esta prevé que los alumnos deban estar dados de alta en la Seguridad Social y cotizar por valor de 51 euros por cada mes de prácticas, sean estas remuneradas o no.

El director general de formació profesional de la Generalitat, Joan Lluís Espinós, ha valorado la medida y ha considerado que "es bueno que al alumno se le reconozcan unos derechos […]. No lo es que ello comporte todo un proceso burocrático para algunas empresas, que se ahogarán. Además del coste económico". Espinós ha destacado el especial "problema" que ello representará para las pequeñas empresas y ha considerado que esa alta a la Seguridad Social se tendría que realizar con una exención a las prácticas no remuneradas.

Sobre si el departament d’Ensenyament tiene un 'plan B' en el caso de que finalmente el aumento de costes acarreé una disminución de la oferta de prácticas, el director general ha manifestado en público que a día de hoy no contemplan esa opción. Sí ha alertado que ello comportaría que el proceso de formación se alargaría para los alumnos, ya que se crearían listas de espera para realizar prácticas en las empresas sí dispuestas a asumir dicho coste. Ello dejaría a algunos alumnos en un un hueco temporal, entre las aulas y la finalización de los estudios con las prácticas.

La FP dual, la mejor opción

Si la formación profesional es una buena carta para la empleabilidad, teniendo en cuenta la elevada tasa de pa ro juvenil existente, la FP dual continúa un año más como la 'crème de la crème' de la inserción laboral. En la promoción 2016-2017, el 65,1% de los graduados trabaja actualmente, 10 puntos por encima de la media.

No obstante, ese porcentaje esconde una diferencia significativa entre la FP dual de grado medio y la de grado superior, puesto que mientras el 73,7% de los graduados superiores en FP dual tienen un empleo, dicho porcentaje baja hasta el 49,5% en el caso de sus colegas de grados medio.

El director general de formació professional de la Generalitat ha justificado dicha diferencia en tanto que ese tipo de grados juegan un papel de transición hacia estudios de mayor nivel. Los datos lo corroboran, puesto que el 63,4% continúan estudiando.

Ese rol de etapa hacia una mejor educación es transversal entre todos los grados medios y se ha disparado en la última década. Mientras en el 2007 el 27,8% de los graduados continuaban estudiando, en el 2018 dicho porcentaje escalaba hasta el 47,6%. Una tendencia inversamente proporcional al descenso de los graduados que saltaban directamente al mercado laboral.

La 'cara B' de la empleabilidad de la formación profesional es la calidad de ese empleo. El informe constata que el 65,5% de los estudiantes de grados medios que son contratados firman un contrato temporal. Entre los de grado superior el porcentaje es ligeramente inferior, del 58,5%. Cifras muy similares a las de los últimos años. Las remuneraciones también son otra asignatura pendiente, pues el 49,1% de los encuestados con empleo declararon cobrar entre 900 y 1.200 euros al mes.