Ir a contenido

POLÍTICA MONETARIA

La Fed desoye a Trump y sube los tipos pero rebaja las perspectivas de crecimiento

La decisión, unánime, deja el precio del dinero entre el 2.25 y el 2.5%

El insituto monetario muestra cautela ante las sacudidas bursátiles

Idoya Noain

Donald Trump saluda junto a Jerome Powell, en su presentación como presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos.

Donald Trump saluda junto a Jerome Powell, en su presentación como presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos. / AFP / SAUL LOEB

Como se esperaba y pese a la inusitada presión que ha estado ejerciendo públicamente en contra Donald Trump, presidente de Estados Unidos, la Reserva Federal ha decidido subir por cuarta vez este año un cuarto de punto los tipos de interés, que quedan entre el 2,25 y el 2,50%. El ritmo de subidas previsto para el año que viene, no obstante, se relaja ante una revisión a la baja de las perspectivas económicas y, frente a las tres que se preveían en septiembre, ahora la mayoría de integrantes de la Fed estima que realizará solo dos en 2019.

El banco central estadounidense ha ratificado con la decisión, adoptada unánimemente, su independencia de la Casa Blanca, desde donde Trump ha usado términos como “locura” para desaconsejar una subida de tipos que asegura que es “mayor amenaza” para su economía que la guerra comercial que ha abierto con China. Y en su comparecencia ante la prensa, el presidente de la Fed, Jerome Powell, que llegó al cargo por elección de Trump pero en los últimos meses se ha convertido en diana de sus críticas, ha reivindicado contundentemente esa independencia. “Las consideraciones políticas no han jugado ningún papel en nuestras deliberaciones o decisiones”, ha declarado Powell, que ha prometido que “nada” va a impedir a la Fed “hacer exactamente lo que consideramos que es lo correcto” y cumplir con un mandato que, ha recordado, les da el Congreso.

Volatilidad bursátil

Con la decisión de este martes, además, el banco central ha demostrado tener en cuenta la volatilidad bursátil que se ha experimentado en los últimos meses, quizá una respuesta a la petición que les hizo Trump el martes de que tomaran “el pulso a los mercados”.

Aunque el comunicado subraya las señales actuales de la fortaleza de la economía estadounidense para justificar la subida de tipos, describe como “bastante equilibrados” los riesgos para las perspectivas económicas y no hace referencia directa a las turbulencias, incluye lenguaje en el que se promete “seguir monitorizando acontecimientos económicos y mercados financieros globales y valorar sus implicaciones”. Y en su rueda de prensa, que a partir de ahora se celebrará cada vez que haya una reunión en lugar de trimestralmente como hasta ahora, Powell ha reconocido la existencia de “corrientes cruzadas”.

La revisión a la baja de las perspectivas para 2019, donde el crecimiento esperado pasa del 2,5% de su anterior análisis al 2,3%, explica el freno que la Fed ha pisado en las subidas estimadas para los próximos 12 meses. El índice de desempleo se calcula que seguirá bajando hasta quedar en el 3,5% y la inflación estimada queda en el 1,9%, lo que según Powell da al organismo “la capacidad de ser pacientes”.

Powell, además, ha insistido en su rueda de prensa en la fortaleza actual de la economía estadounidense. “Este es el mejor año desde la crisis financiera”, ha dicho. “En ese contexto, pensamos que este movimiento (la subida de tipos) era apropiado para lo que pensamos que es una economía muy sana”.