Ir a contenido

Según la OIT

Los salarios cayeron un 1,8% en España en 2017 a pesar de la recuperación económica

España, Italia y Reino Unido son los únicos países en los que el salario se ha reducido en el último año

Las mujeres cobran en España un 15% menos por hora que los hombres

Sara Ledo

Los salarios cayeron un 1,8% en España en 2017 a pesar de la recuperación económica

JOSEP GARcia

La recuperación económica en España no ha estado alineada con el aumento de los salarios que en los últimos diez años han decrecido un 4%, una disminución que en el último año tuvo una caída del 1,8%, según un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el que se deja claro que ese retroceso no tiene nada que ver con una caída de la productividad que, sin embargo, crece.

"La productividad crece en España y eso supone que está en condiciones de elevar los salarios", explicó el director de la Oficina de la OIT en España, Joaquín Nieto, quien agregó que el aumento del salario mínimo –algo que propone el Gobierno- "corregiría esa situación de desproporción entre productividad y aumento de salarios, permitiría corregir la brecha de género y aliviaría la situación de muchos hogares".

El salario nominal en España entre 2016 y 2017 aumentó solo en 2 euros, pasó de 1.898 promedio mes a 1900 euros por mes. No obstante, si se tiene en cuenta el crecimiento del nivel de vida se produjo un crecimiento negativo del 1,8%.

España es el único país, junto con Alemania y Reino Unido, en el que los salarios cayeron en el último año. No obstante, a nivel mundial el crecimiento en el 2017 se situó en un1,8%, el más bajo desde hace diez años.

Las mujeres cobran un 15% menos

En cuestión de género, España se sitúa en la parte media alta de la tabla (décima posición) de los 30 países con mayores ingresos, por detrás de Bélgica, el país donde la brecha es menor (6%) y por delante de Corea, el país con la mayor brecha (28%). No obstante, las mujeres en España todavía cobran un 15% menos por hora que los hombres y "sin un motivo aparente", según el informe.

Una brecha que va desde el 10% en los niveles más bajos de la distribución –donde hay más mujeres trabajando- hasta el 18% en los niveles más altos en los que la diferencia de mujeres y hombres trabajando se sitúa en un 20% y 80%, respectivamente. "Se ha estudiado sobre un millón de empresas del mismo sector y se ha constatado que cuando había más mujeres el salario era inferior que cuando había más hombres, y la productividad era la misma", precisó Joaquín Nieto.

Por otra parte, según el documento la mujer en España "desaparece" del mercado laboral a partir de los 30 años y no vuelve, debido a la maternidad y la falta de políticas públicas que faciliten ese retorno. "En el resto de países, la mujer tiene una participación similar al hombre hasta los 29 años, entonces deja el mercado, pero a partir de los 39 vuelve. En el caso de España esa tendencia a la baja se mantiene", precisó Nieto. 

A nivel global, la brecha de género provoca que el salario de las mujeres sea un 20 % inferior al de los hombres.