Ir a contenido

Polémica sentencia

Moody's cifra en 640 millones al año el coste para la banca de asumir el tributo hipotecario

La agencia de calificación tasa en 2.300 millones de euros el impacto en caso de que el Supremo decidiera aplicar cuatro años de ultractividad

El Periódico

Oferta hipotecaria en una entidad bancaria en Barcelona.

Oferta hipotecaria en una entidad bancaria en Barcelona. / DANNY CAMINAL

Moody's no ha esperado al 5 de noviembre, fecha en la que el pleno del Tribunal Supremo aclarará y unificará su doctrina en relación a quién debe asumir el coste de los impuestos de las hipotecas, para dictaminar que la resolución no beneficiará a los bancos. Dictamine lo que dictamine el pleno. Así lo ha expresado la agencia de calificación en un comunicado este martes, afirmando que cualquiera de los escenarios posibles comportará costes negativos para els sector bancario.

Escenario 1: Un impacto "limitado"

En su estudio, Moody's parte como marco de referencia y de alta probabilidad el pago de este gravamen por parte de los prestatarios solamente a partir de los nuevos contratos hipotecarios, sin ningún grado de retroactividad. La firma calcula que, en dicho caso, las entidades financieras asumirán un coste de 640 millones de euros anuales, aunque con un impacto "limitado" sobre la rentabilidad, ya que estos tienen un amplio abanico de opciones para finalmente repercutir esta efecto extraordinario sobre el cliente.

Escenario 2: Malo, pero "manejable"

El mayor problema para los bancos es la posibilidad de que el Supremo decida que la sentencia, que es firme aunque será objeto de revisión su forma de interpretación, tenga carácter retroactivo. De este modo, en caso de que el grado de retroactividad se establezca en cuatro años, que es el periodo para el cual los impuestos no pagados pueden reclamarse en España, podría tener un impacto de unos 2.300 millones de euros, a lo que se ha de sumar el coste anual de los nuevos contratos hipotecarios del escenario base. No obstante, aunque resulta en un importe "material", la agencia crediticia considera que es "manejable".

Según establece Moody's, los clientes solicitarían el reembolso del AJD a Hacienda, la cual ha recibido durante estos años estos ingresos, que a su vez solicitaría el pago a las entidades, si bien no está claro si la autoridad fiscal tiene el derecho de exigir tales pagos debido a que el sector ha cumplido con la regulación aplicable hasta ahora.

Escenario 3: El "peor", pero "poco probable"

El peor de los escenarios que contempla Moody's en su análisis, aunque de baja probabilidad, sería el que establece un grado de retroactividad mucho más amplio. En este caso, el pasivo potencial a asumir por los bancos crecería "ligeramente" durante los primeros años de retroactividad adicional, dada la baja creación de nuevas hipotecas durante el periodo 2011 a 2013, pero aumentaría considerablemente si se amplía a años anteriores a 2010.

En suma, en caso de un fallo negativo por parte del Supremo, Moody's espera que todos los bancos se vean afectados, pero las consecuencias podrían variar significativamente, especialmente para los bancos regionales, ya que el AJD se transfiere a las comunidades autónomas y cada uno de ellas establece una tasa impositiva diferente, que salvo excepciones, oscila entre el 1,5% en Andalucía o Aragón y el 0,5% en Navarra y en el País Vasco.