Ir a contenido

Turismo

Cuatro enclaves catalanes se unen a la Red de Destinos Turísticos Inteligentes

Castelldefels, Lloret de Mar, Salou y el Val d'Arán forman parte de una red que busca promover el 'destino España'

Sara Ledo

La costa de Salou.

La costa de Salou.

En España, desde este jueves hay 70 Destinos Turísticos Inteligentes. Es decir, 70 zonas que se incluyen dentro de un nuevo modelo turístico que aúna conceptos como la sostenibilidad, la accesibilidad, la gobernanza público-privada, la innovación y la tecnológica para hacer frente a los retos del presente con el objetivo de promover el destino España. Y entre ellos están los ayuntamientos de Castelldefels, Lloret de Mar y Salou, así como el Val d’Arán.

"Es una red que nos permite trabajar con una dimensión territorial, y sobre todo local, para conocer cuáles son las fortalezas de estos destinos, crear sinergias entre ellos, y trabajar con un enfoque de cohesión territorial y de integración de los destinos utilizando las nuevas tecnologías", explicó la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, al término de la firma de constitución de esta Red que contó con la presencia de la Secretaria de Estado de Turismo, Isabel Oliver, así como de representantes de algunas de las localidades que la integran.

El proyecto, que cuenta con la colaboración de Segittur y de Red.es para la dotación de fondos, se basa en asesoramiento, búsqueda de financiación y de soluciones, tanto tecnológicas como de estrategia. "Creemos que en el turismo hay mucho por hacer y tenemos que seguir innovando. Somos el destino más competitivo pero eso también nos obliga a estar muy pendientes de qué hacen los otros y mejorar constantemente”, añadió la ministra.

¿Qué supone ser un destino inteligente?

Un destino turístico inteligente es un lugar innovador, accesible para todos, con una cooperación público-privada que garantiza una gestión eficiente, con una infraestructura tecnológica y una garantía de sostenibilidad en las tres vertientes: sociocultural, económica y medioambiental.

Para formar parte de esta Red, según el presidente de Segittur, Enrique Martínez, las diferentes localidades han tenido que manifestar su voluntad de integrarse y pasar por una fase de diagnóstico, a través de una metodología que cuenta con más de 400 indicadores, para posteriormente trazar un plan de acción específico a cada caso que mejorará la infraestructura del destino y fomentará un desarrollo más eficiente y sostenible con dos máximas: incrementar la calidad de vida de los residentes pero con el turista en el centro de la ecuación.

"La ciudad tiene que estar presente para hacer que el turismo no vampirice otros sectores económicos y que haya una convivencia ordenada entre residentes y turistas, tengo que distribuirlos por toda la ciudad para que todo el mundo se beneficie de su presencia, y además, convertir a estas personas en prescriptores de mi destino porque ahora la gente se fía más de lo que le dicen sus amigos y conocidos que de la publicidad”, explicó a los medios Enrique Martínez.

Para el presidente de Segittur, los ayuntamientos tienen que hacer el "esfuerzo" de redefinir su administración para atender a los turistas durante todo el ciclo (antes, durante y después) con acciones, como por ejemplo, "estar atentos a las necesidades que no son su competencia, como la sanidad". "Otros destinos pueden ser más baratos pero no tienen ni la seguridad ciudadana ni el sistema público de salud que tenemos nosotros, mejor que no te de una apendicitis en según qué sitios", añadió.

Este proyecto se enmarca dentro del Plan Nacional e Integral de Turismo, aprobado por el Consejo de Ministros en el mes de junio de 2012, pero al que la ministra Reyes Maroto le está dando especial impulso.