Ir a contenido

finanzas públicas

La Generalitat equilibró sus cuentas hasta julio

La Administración catalana, intervenida hasta junio pasado, registró un ligero superávit de dos millones durante los 7 primeros meses

Agustí Sala Rosa María Sánchez

El vicepresidente y ’conseller’ d’Economia i Hisenda, Pere Aragonès, el pasado día 26.

El vicepresidente y ’conseller’ d’Economia i Hisenda, Pere Aragonès, el pasado día 26. / ACN / NAZARET ROMERO

La Generalitat cerró los pimeros siete meses de este año con equilibrio de sus cuentas, es decir, los ingresos y los gastos se igualaron. Según lo datos del Ministerio de Hacienda, hasta julio, la Administración catalana registró un ligero superávit de dos millones de euros, lo que supone el equivalente 0,00% del PIB.

De entre los datos destaca que Canarias alcanzó un superávit equivalente al 1,23% del PIB. En el otro extremo,  Murcia fue la que registró un mayor volumen relativo de déficit en los primeros siete meses del año, con 151 millones, el 0,48% del PIB. 

El conjunto de las comunidades autónomas cerraron julio con un superávit de 681 millones de euros -el 0,06% del PIB-, frente al déficit de 955 millones que registraron en el mismo mes del año anterior, según los datos de ejecución presupuestaria facilitados por el Ministerio de Hacienda

El conjunto de las Administraciones públicas, que incluye a la administración central, las autonomías, la Seguridad Social y las corproraciones locales, registraron un desfase de cuentas de 21.997 millones, el 1,81% del PIB.

Por su parte, la Seguridad Social registró un déficit hasta agosto de 4.894,4 millones de euros, cifra que representa un descenso del 18,4 % respecto a la contabilizada en el mismo periodo del 2017.

De acuerdo con los datos de ejecución presupuestaria publicados hoy por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, este saldo negativo representa el 0,4 % del PIB.

En cuanto al Estado, los números rojos en los ocho primeros meses del año (hasta agosto), llegaron a 18.895 millones de euros, una cifra que equivale al 1,56 % del PIB y que supone un descenso del 11,9 % con respecto al mismo periodo de 2017.

Este desfase resulta de un incremento de los ingresos del 8,3 %, superior al de los gastos, que fue del 5,1 %. En términos primarios, es decir, sin tener en cuenta los intereses de la deuda, el déficit estatal entre enero y agosto se situó en 1.254 millones de euros, lo que equivale al 0,1 % del PIB y que supone una reducción del 66,4 % con respecto a ese mismo periodo del pasado año.

Los ingresos por impuestos fueron de 105.927 millones, con un alza del 7,4%, graias al impulso tanto de los impuestos sobre la renta, como el patrimonio y los gravámenes sobre el capital.