Ir a contenido

Factura de la luz

El nuevo bono social eléctrico deja sin ayuda a 1,7 millones de usuarios

La modificación del bono social creada por el Gobierno de Rajoy fija las ayudas en función de la renta en vez de la potencia contratada

La ministra Teresa Ribera anunciará medidas para el colectivo vulnerable en su comparecencia en el Congreso el 19 de septiembre

Sara Ledo

Una mujer mira una factura real de Endesa.

Una mujer mira una factura real de Endesa. / ÁLVARO MONGE

Solo 706.285 clientes tienen aprobado el nuevo bono social (dato del 2 de septiembre), según el Ministerio de Transición Ecológica, es decir, 1,7 millones de usuarios menos que los que estaban adscritos a la antigua modalidad del viejo bono social (2,44 millones). Una cifra que debería ser todavía mayor, pues según apuntó la ministra Teresa Ribera la pasada semana en el Foro Cinco Días, el número de hogares que sufren pobreza enérgetica se eleva a 4,6 millones. 

Los motivos de esta baja participación se deben principalmente a una modificación de los criterios exigidos para su aplicación que tiene como principal diferencia el nivel de renta en detrimento de la potencia contratada, como ocurría hasta ahora, el desconocimiento de estos descuentos por parte de las familias, y la larga burocracia que las comercializadoras requieren a sus clientes para poder acogerse a esta ayuda, ya que son estas las encargadas de tramitar las peticiones, admitirlas o rechazarlas.

No obstante, para el nuevo Gobierno, el colectivo más vulnerable es una prioridad, tal y como precisó Teresa Ribera en el Foro Cinco Días: "Abordar la pobreza energética debe ser una prioridad y tres son los actores claves: precios de la energía, eficiencia energética y la renta de las familias". Por eso, la ministra anunciará medidas concretas sobre este bono y la factura de la luz en su comparecencia del próximo 19 de septiembre en el Congreso de los Diputados, según confirman fuentes ministeriales. Además, el ministerio de Transición Ecológica fomentará la solicitud de estas ayudas con publicidad sobre el bono social en radios y televisiones. 

Diferencias con el antiguo bono social

El bono social eléctrico creado en 2009 suponía una ayuda en la factura de la electricidad de los "consumidores vulnerables", entendiendo por tales aquellas familias con una potencia contratada inferior a 3 kW, fuera cual fuera su situación económica; los pensionistas con pensión mínima; las familias numerosas y aquellas que tuvieran a todos sus miembros en desempleo.

El bono actual, creado por el anterior ministro de Energía, Álvaro Nadal, elimina al grupo de usuarios por debajo de 3 kW, que tendrán que demostrar su nivel de renta para poder acceder a él, y que supone allrededor de 1,5 millones del total de 2,44 millones de usuarios receptores del bono social antiguo. De este millón y medio de usuarios algunos podrían mantener la ayuda porque su nivel de renta está por debajo de lo establecido y otros, en cambio, lo perderán. Pero además,también excluye a las familias que se han cambiado al mercado libre desde el regulado (más de la mitad de los consumidores, según los expertos) porque el bono solo se aplica a los usuarios que tengan un contrato PVPC.

Además, a los pensionistas se les exige que no tengan más ingresos que la pensión y a aquellas familias con todos los miembros en desempleo que convivan en la misma unidad familiar.

Requisitos

En concreto, el bono actual establece tres tipos de "consumidores vulnerables": las familias en riesgo de exclusión social, en manos de servicios sociales, que no tendrán que pagar nada porque el 50 % lo financia el Gobierno y el otro  50 % restante las Comunidades Autónomas; los consumidores vulnerables, que tendrán un descuento del 25 % en su factura y los vulnerables severos, un 40 %. Y recoge circunstancias sociales como ser víctima de violencia de género o atentado terrorista. 

Según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), de los 650.000 nuevos beneficiarios que había en julio, 333.000 corresponden a personas bajo la categoría de clientes vulnerables (-25% en la factura) y 316.000 a aquellas en la categoría de vulnerables severos (descuento del 40% de consumo en factura).

Confusión sobre el periodo de transición

El próximo día 8 de octubre finaliza el periodo de transición establecido por el anterior Gobierno para que los ciudadanos se pasen del bono social antiguo al actual, sin embargo, esto no quiere decir que finalice el tiempo para que los hogares se puedan acoger a esta ayuda. Es decir, a partir de ese día "D" todas las familias que no hayan solicitado el traspaso perderán el antiguo bono y verán incrementada la factura de la luz de octubre, pero podrán solicitar el nuevo, si se acogen a las circunstancias descritas, en cualquier momento y comenzar a disfrutarlo después de hacer las gestiones pertinentes.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.