Ir a contenido

empleo

Catalunya registró 47.300 accidentes laborales en el primer semestre

CCOO denuncia que se mantiene la tendencia al alza pese a la recuperación por falta de medidas adecuadas

Salvador Sabrià

Un pintor realiza un trabajo en una terraza de un cuarto piso sin medidas de protección.

Un pintor realiza un trabajo en una terraza de un cuarto piso sin medidas de protección. / CARLOS MONTANYES

Desde que se inició la recuperación económica, la cifra absoluta de accidentes laborales y también el índice de incidencia (número de accidentes por cada 100.000 trabajadores afiliados a algunos sistema de la seguridad Social) se han mantenido con tendencia al alza en Catalunya. La últimas cifras del Observatori del Treball i Model Productiu de Catalunya, correspondientes al primer semestre del 2018, sitúan en 47.291 la cifra de accidentes con baja laboral en Catalunya en esos primeros seis meses del 2018. El dato supone un incremento del 0,53% respecto al mismo periodo del año pasado, con un índice de incidéncia prácticamente igual que en las mismas fechas del ejercicio pasado. En definitiva, que aumenta la actividad económica y laboral y también los beneficios empresariales, pero no desciende ni en cifras absolutas ni en incidencia los accidentes en el puesto de trabajo o in itinere.

51 muertes en un año

La Generalitat puso en marcha en anteriores mandatos varias campañas para frenar lo que consideraba una lacra social. Pero últimamente las sindicatos denuncian que se están relajando los controles, en parte por la falta de inspectores. De los 47.291 accidentes con baja registrados en el primer semestre, 280 fueron graves y se produjeron 30 muertos. El peor mes, igual como sucedió en el 2017, fue enero, en el que se registraron nueve muertes en el trabajo, una más que un año antes, mientras que en el resto de meses las cifras oscilan entre dos y seis. En el acumulado de un año de junio a junio han muerto en Catalunya durante su jornada de trabajo 51 personas.

Por sectores, el que se lleva la palma en esta dramática estadística es el de servicios: en el primer semestre registró 30.377 accidentes laborales, de los que 153 fueron graves y 19 mortales. Le siguen a la zaga la industria, con 10.770 en total y 5 mortales; construcción, con 5.205 y 3 muertes; y cierra agricultura, con 939 en total, pero también con la misma cifra de fallecidos que en la construcción, tres. 

El sindicato CCOO hizo público ayer un comunicado en el que advertía de que es grave que se mantenga esta tendencia al alza en este problema. "Las cifras no invitan al optimismo", advierte el sindicato, "al contrario". Para la central, la clave para reducir la sinestralidad "la cuestión básica es si la dirección de las empresas continuará haciendo los deberes de la prevención como si fuese un coste o una obligación legal, en lugar de situarlo en el corazón del sistema productivo y organizativo de las empresas con una visión de inversión y de calidad". En otras palabras, añade CCOO, "si la prevención se convertirá en una cuestión de la que se ocuparán de verdad o segurirá siendo una mochila cargada a las espaldas o la vida de los trabajadores, como el el caso de los que desgraciadamente han muerto por trabajar".

CCOO no limita las exigencias de un empleo más seguro a las empresas. Amplía su reivindicación a la Administración, tanto a la Generalitat de Catalunya como al Gobierno central, a los que reclama un incremento del número de inspectores, subinspectores y técnicos en prevención de riesgos laborales.

0 Comentarios
cargando