Ir a contenido

sobre todo en Educación y Sanidad

El Govern aprobará una oferta de empleo público de 30.000 plazas este otoño

La mayor parte de los puestos a cubrir corresponderán a Enseñanza y al Institut Català de la Salut (ICS)

Las habilidades informáticas serán obligatorias para los aspirantes

Carmen Jané

Jordi Puigneró, en la comparecencia ante el Parlament. 

Jordi Puigneró, en la comparecencia ante el Parlament.  / JOAN CORTADELLAS

El 'conseller' de Políticas Digitales y Administración Pública, Jordi Puigneró, ha anunciado este jueves que el Govern aprobará una oferta de empleo público de cerca de 30.000 plazas en otoño. En su primera comisión en el Parlament para explicar los ejes de su departamento, Puigneró ha detallado que esta convocatoria se desglosará en 4.323 funcionarios de Administración y técnicos; 685, laborales; 15.658, docentes, y 9.307, estatutarios del Institut Català de Salut (ICS).

La intención del Govern es ahora revertir parte de los recortes y reducir la temporalidad en la Administración pública, que ya había anunciado en primavera del 2017 pero que el proceso independentista dejó en suspenso.

Los grupos parlamentarios de la oposición han reclamado también el abono de las pagas que aún debe la Administración a los funcionarios y el abono completo de las bajas laborales desde el primer día. Puigneró se ha comprometido a revertirlas pero ha atribuido a un problema con las finanzas generales del Estado que se pueda dar una fecha concreta.

En lo que sí ha insistido el nuevo conseller es la necesidad de crear un Código Ético del servicio público de Catalunya, con “más regulación de los conflictos de intereses” en el personal contratado por la Administración pública, y mecanismos para seguir su cumplimiento. Y de la creación de una “carta de servicios del sector público” para saber qué se puede esperar de las administraciones.

Digitalización de procesos administrativos

“Vamos a crear una administración del siglo XXI, no a reformar una del XIX”, ha dicho en sus anuncios de la digitalización completa de procesos que ha de derivar, dijo, en una “Administración sin papeles”. En este sentido, también ha propuesto un nuevo modelo de relaciones laborales público, que permita por ejemplo el teletrabajo que cristalizará en una nueva ley del sector público.

Puigneró propone que para esta nueva contratación laboral se obligue a que los aspirantes puedan probar sus competencias digitales, a través del carnet europeo u otra certificación que ya se estudiará en el trámite. La prueba de esta habilidad técnica sería obigatoria en las nuevas contrataciones y un mérito en los ascensos. Su objetivo, explicó, es que renueven "digitalmente" las plantillas, que ahora, explicó, tienen una media de edad de 46 años.

El nuevo conseller propone también potenciar los programas de la compra pública innovadora y los sistemas de gestión digital. Pretende incorporar nuevas tecnologías a los procesos administrativos, como el blockchain, que potenció en su época de secretario de Societat de la Informació. También pretende que muchos trámites, incluso con firma electrónica, puedan hacerse desde el móvil, y la creación de un espacio virtual propio para la Administración catalana, una “nube” privada para todas las administraciones. 

Actualmente, la mayoría de estos servicios de infraestructuras tecnológicas está externalizada a grandes empresas informáticas (T-Systems, IBM, HP…) y no se dio ninguna pista de que esto vaya a cambiar. Puigneró se pronunció sobre las peticiones de utilizar software libre, como ha hecho el Ayuntamiento de Barcelona, pero con reservas. “Ni todo es maravilloso ni todo es un desastre, hay que buscar dónde es más eficaz. Pero no podemos convertir la Generalitat en una aplicación de software libre porque tendríamos otros problemas”, dijo.

0 Comentarios
cargando