Ir a contenido

SUCESIÓN EN EL BANCO DE ESPAÑA

Linde pide que la moción de censura no afecte al nombre de sucesor en el Banco de España

El gobernador reclama que la tensión política no condicione el pacto para nombrar a su sustituto a partir del 11 de junio

Las negociaciones entre el Gobierno y el PSOE para los nombramientos habían avanzando en las últimas semanas

Rosa María Sánchez

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, en el Congreso de los Diputados, en una imagen de archivo. / JOS LUIS ROCA

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, en el Congreso de los Diputados, en una imagen de archivo.
El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, durante el desayuno informativo de esta mañana.
El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, durante el desayuno informativo de esta mañana.

/

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, cuyo mandato de seis años vence el 11 de junio (dejará su cargo el viernes previo, día 8), pidió este viernes que el actual clima de tensión política, por la moción de censura socialista contra Mariano Rajoy, no interfiera en el nombramiento de su sucesor.

"Aunque es comprensible que se afirme que la situación política pueda tener consecuencias (sobre la designación), no debería tenerlo" por la relevancia europea del cargo de gobernador del Banco de España y su importante papel en el consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE), dijo Linde. "Estoy seguro de que el Gobierno y los partidos de la oposición lo saben y van a actuar en consecuencia", adoptando “una buena decisión” y “en el tiempo debido” añadió el gobernador del Banco de España en un desayuno informativo organizado por el diario digital El Independiente. 

El procedimiento

Antes de que Linde deje el Banco de España, el 8 de junio, el ministro de Economía, Román Escolano, debe someter a la consideración de la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados el  nombre del candidato a ocupar el cargo (la próxima semana o la siguiente). Además, el Consejo de Ministros deberá ratificar el nombramiento en su reunión del 1 de junio o en la del mismo día 8 de junio.

Tradicionalmente, el nombramiento de los máximos cargos del Banco de España siempre ha sido fruto de un acuerdo político entre el partido del Gobierno -que propone el nombre del gobernador- y el principal partido de la oposición, que propone el del subgobernador. Así, en los últimos días se han producido contactos entre el Gobierno y el PSOE, con el evidente disgusto de otras formaciones como Ciudadanos, que se sienten excluidas del proceso.

Ahora existe temor por que la inminencia de una moción de censura contra Rajoy -tras la sentencia que condena al PP por el caso Gürtel- pueda condicionar estas conversaciones, y por eso Linde se vio este viernes en la obligación de defender que la relevancia europea del cargo debería dejar fuera de la tensión política el nombramiento de su sucesor.

Negociación con los socialistas

En las conversaciones mantenidas hasta ahora con el ministro Escolano ha participado el secretario de Economía y Empleo del PSOE, Manu Escudero. Desde el punto de vista socialista, el gobernador debe ser un profesional de reconocido prestigio en materia de política monetaria y supervisión bancaria, con un perfil de clara independencia política, libre de afiliación en ningún partido.

Además, los negociadores socialistas han puesto sobre la mesa que el nuevo gobernador goce ya de reconocimiento dentro del Banco Central Europeo y sea conocedor de los mecanismos propios del BCE. “Y que en la medida de lo posible, la persona elegida sea una mujer” añaden desde el PSOE.

Becker y Vegara, en las quinielas

En todo caso, se parte del supuesto de que debe existir cierta complementariedad entra la figura del gobernador (que corresponde proponer al Gobierno) y la del subgobernador (que correspondería al principal partido de la oposición).

En las quinielas recientes han ido apareciendo en los medios nombres de posibles candidatos para el cargo de gobernador, como los de Fernando Becker (exdirectivo de Iberdrola y exconsejero de Finanzas de Castilla y León con el PP) o el de la exsecretaria del Tesoro Rosa María Sánchez Yebra. En las quinielas para el cargo de subgobernador a propuesta socialista aparece el nombre del exsecretario de Estado de Economía David Vegara, que ya figuró también en su día como aspirante al puesto de consejero del BCE, que finalmente perdió España en el 2012.

Últimos apuntes, antes de la despedida

El desayuno informativo en el que participó este viernes el gobernador, Luis María Linde, fue presentado por sus organizadores como “el acto de despedida” de quien ha pilotado el Banco de España en los seis últimos años, desde el 11 de junio del 2012, coincidiendo con el momento del rescate europeo del sector financiero español y su posterior proceso de saneamiento, aún pendiente de culminar.

Durante su intervención, Linde defendió los logros de la reestructuración del sector financiero español en los últimos años pero señaló dos retos aún pendientes: la mejora de los índices de solvencia hasta alcanzar la media de sus competidores europeos y mayores avances en su eficiencia. En este sentido, ha afirmado que "en España hay margen para una mayor concentración" en el sector mediante nuevas fusiones entre entidades sin que ello -ha añadido- impida la competencia comercial entre los bancos

El gobernador aprovechó este acto público para volver a llamar la atención sobre "el problema de las pensiones" y su repercusión sobre la sostenibilidad de las cuentas públicas. El sistema de pensiones es fruto de "una ecuación de ingresos y gastos" de modo que "cada vez que alguien defiende una subida debe explicar cómo lo va a financiar", explicó, dejando en el aire las dudas sobre la sostenibilidad de los últimos incrementos incoporados por el Gobierno en el proyecto de Presupuestos del Estado, fruto de su acuerdo con el PNV.

Linde reinvindicó la capacidad del Banco de España para pronunciarse sobre cuestiones distintas del sector financiero, tales como las pensiones, el mercado laboral. Explicó que existe un mandato legal sobre el Banco de España para emitir opiniones sobre materias públicas generales. "Nadie el puede decir al Banco de España que no puede opinar sobre el mercado de trabajo", dijo Linde en un acto en el que, sin embargo, evitó pronunciarse sobre la resolución del Banco Popular: "No debo entrar a dar detalles, no me corresponden en este momento", ha dicho aprovechando que la entidad estaba bajo supervisión europea desde el 2014.

0 Comentarios
cargando